Amaia Montero debutó en Starlite Festival con un concierto muy sentido

0
55

Amaia Montero se ha subido por primera vez al escenario del auditorio de Starlite para ofrecer al público un concierto lleno de sentimiento, en el que la artista ha combinado los hits de toda su carrera, incluidos “La Playa”, “Puedes contar conmigo” o “Muñeca de trapo”, de su etapa como vocalista de La Oreja de Van Gogh, con temas de su trabajo en solitario, como “Quiero Ser”, “Caminando”, ”Tu mirada”, “Azul eléctrico” o “Fuiste algo importante”, “Palabras”, “Los abrazos rotos” o “Inevitable”, estas cuatro últimas de su último disco “Si Dios quiere, yo también” presentado en 2014. Durante todo el espectáculo, Amaia ha demostrado porqué es una de las artistas que más suenan de nuestro país, ya que combina como nadie la dulzura y la sensibilidad con la garra y la fuerza que irradia sobre un escenario que domina a la perfección.

Durante todo el concierto, Amaia Montero ha hecho gala de su personalísimo estilo musical y vocal y de su cercanía y entrega. Y el público le ha correspondido cantando, bailando, dando palmas y demostrándole su cariño y fidelidad, enseñándole carteles de apoyo e incluso gritándole durante las breves pausas entre canción y canción “¡Bravo!”, “¡Viva Amaia!” o “¡Guapa!”. La artista vasca ha bailado, chocado las manos con el público, lanzado besos y agradeciendo al respetable su cariño: “Por fin llegó el día. He esperado mucho este momento de cantar en este lugar tan especial que es Starlite. Es un honor para mi y os agradezco vuestro calor”. Con “Si Dios quiere yo también” Amaia ha reaparecido en los escenarios tras tres años de ausencia, fiel a su estilo, pero con un sonido renovado, más fuerte y energético que nunca.

Amaia ha puesto el broche de oro a su actuación con la canción “Inevitable”, a la que han seguido unas palabras llenas de emoción para el público de Starlite: “Os agradezco, de corazón, vuestro cariño. Podéis contar conmigo por el camino. Un besito y ¡hasta siempre!”, frase que ha dado pie a un “Puedes contar conmigo”, cargado de mensajes para el público, que se ha despedido de ella en pie, cantando a coro la canción y pidiéndole más y más bises en una noche que, de haber sido por los presentes, no habría acabado nunca.