Detienen a 7 personas en una supuesta estafa de venta de pisos de lujo en la Costa del Sol

0
28

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Málaga, Marbella y Torrevieja a siete supuestos expertos inmobiliarios especializados en estafar a propietarios de inmuebles de lujo. Los arrestados actuaban como mediadores en supuestas compraventas de propiedades que nunca se formalizaban y por las que cobraban a la parte vendedora determinadas comisiones. Así llegaron a estafar 95.000 euros a un empresario marbellí a quien también entregaron 200.000 euros falsos como señal. Además se ha frustrado la comisión de otra estafa, de 100.000 euros, a una mujer que actualmente vende un chalé en Marbella.

Esta investigación, denominada “Aloha”, surgió a raíz de la denuncia que interpuso un empresario en la comisaría de la Policía Nacional en Marbella. Esta persona denunció que en una operación de compraventa de una propiedad suya en Marbella, valorada en dos millones de euros, dos personas contactaron con él y le ofrecieron vendérsela a una tercera persona -un inversor italiano- a cambio de una comisión. El denunciante informó a los agentes que tras un año de negociaciones, convinieron encontrarse a mediados de agosto en un hotel de Marbella donde el comprador le entregaría 200.000 euros en efectivo en concepto de reserva. El vendedor, por su parte, haría entrega de la comisión pactada a los dos intermediarios por haberle encontrado comprador para su inmueble.

200.000 euros falsos

Aquél día hicieron el intercambio, entregando la parte compradora una bolsa con la cantidad de dinero correspondiente a la reserva y la víctima la comisión para los intermediarios. Cuando el vendedor quiso contar los billetes que le habían dado, éstos resultaron ser falsos.

Inmediatamente se inició una investigación para esclarecer lo sucedido y localizar y detener a los presuntos responsables de la estafa. Tras arduas indagaciones, los agentes comprobaron que el cabecilla de la organización, que se hacía pasar por inversor, utilizaba una identidad falsa. También se comprobó que los vehículos que empleaba figuraban a nombre de terceras personas que se prestaban a asumir la titularidad de los alquileres de los vehículos a cambio de dinero. Además de identificar al líder, las pesquisas permitieron identificar al resto de integrantes del grupo.

Gracias a la información obtenida, los investigadores pudieron localizar y detener a dos miembros del grupo de estafadores en el aeropuerto de Málaga cuando iban a coger un vuelo con destino a Nápoles (Italia). También se localizó al cabecilla de la banda y a su pareja en Torrevieja, donde fueron arrestados. Finalmente a los otros tres integrantes de la organización se les detuvo en Marbella. También se ha practicado un registro domiciliario en el que han recuperado 28.000 euros en efectivo.

La investigación ha desvelado que uno de los detenidos realizaba labores de captador, buscando en Internet a personas que vendiesen inmuebles. El resto se hacían pasar por intermediarios que tenían contactos con inversores extranjeros interesados en adquirir propiedades inmobiliarias en España. El cabecilla dirigía las operaciones desde Alicante y su mano derecha, una mujer de 51 años de edad, colaboraba con él desde Marbella.

Durante los primeros contactos informaban al vendedor de la vivienda de la intención de adquirir el inmueble y que desean hacerlo entregando una cantidad importante del precio de la compraventa en metálico. Para demostrar que su interés es real envían a un arquitecto para que haga una tasación. Paralelamente informan al vendedor que tiene que adelantarles una cantidad de dinero en concepto de comisión por conseguirle un comprador. Otras veces exigen el cambio de moneda de alto valor, normalmente de 500 euros a billetes más pequeños, alegando que en el país de origen del inversor es difícil cambiarlos.

Durante la investigación los agentes comprobaron también que habían captado a una nueva víctima, una mujer que actualmente tiene a la venta un chalé en Marbella por 850.000 euros. Los detenidos le habían hecho creer que tenían un inversor para su vivienda y habían acordado que les pagaría 100.000 euros en concepto de comisión por lograrle un comprador. Los agentes se pusieron en contacto con esta persona e impidieron de este modo una nueva estafa.