El Ayto de Marbella precinta el Funny Beach “por un uso irregular durante más de 20 años de un espacio no autorizado”

0
23

El portavoz municipal Javier Porcuna ha asegurado hoy que el Ayuntamiento ha cumplido con la normativa, aplicada conforme a la legislación vigente en relación al precinto del circuito de karting del Funny Beach “por un uso irregular durante más de 20 años de un espacio no autorizado para el mismo”.

​Porcuna ha detallado que el propietario de estas instalaciones solicitó la licencia de apertura en el año 1993, “una licencia provisional que caducó a los tres meses y que posteriormente no se renovó ni por parte de la Junta de Andalucía ni por el Ayuntamiento porque el uso de la zona era incompatible con la actividad ejercida; aún así las instalaciones siguieron abiertas”.

​Así, ha señalado que en el año 2007 el propietario solicitó nuevamente una licencia de apertura provisional, “la cual se le denegó pero, una vez más, continuó con las instalaciones abiertas al público; desconocemos el porqué”.

​El portavoz ha continuado explicando que en el año 2012 “se iniciaron una serie de trámites de legalización pero todos los informes fueron desfavorables al no cumplir las instalaciones con el uso de actividad deportiva, ya que la calificación del suelo solo permite el uso deportivo y en este caso es recreativo”.

​La cronología de hechos continuó el 22 de diciembre de 2014 con la denegación definitiva de dicha licencia. “A raíz de ahí, en febrero de 2015 el propietario presentó alegaciones, que también fueron desestimadas”, ha apuntado Porcuna, quien ha señalado que “no obstante, ampliando las posibilidades de alegaciones, se le otorgó un trámite de audiencia, aunque el 20 de abril de 2015 se desestimaron dichas alegaciones mediante los informes técnicos y jurídicos pertinentes”.

​Posteriormente, según Javier Porcuna, el 19 de mayo de 2015 “se le trasladó al propietario que debía cesar la actividad y él interpuso un contencioso contra la denegación de la licencia de apertura y solicitó una suspensión cautelar del cese de actividad ante el juez, la cual no fue estimada y siguiendo el contencioso su curso”.

​Ya el 7 de julio de 2015, “al no cesar la actividad se le notifica el precinto al haber agotado los plazos”, ha apuntado el portavoz quien ha detallado que hoy “se ha acordado la aplicación del precinto al no haber cumplido con este cese”.

​A este respecto, Porcuna ha explicado que “tanto los representantes políticos como los funcionarios son responsables, tanto por acción como por omisión, por lo que no queda más remedio que cumplir con la normativa aplicada conforme a la legislación vigente, que es lo que se ha hecho” y ha asegurado que “precisamente por no firmar un cese de actividad se encuentra imputado un concejal del anterior Equipo de Gobierno, como es el caso del exedil de Urbanismo Pablo Moro”.