El clima, las playas y la calidad de vida, factores decisivos en el turismo residencial de la Costa del Sol

0
238

El turismo residencial es una de las bazas a tener en cuenta en el desarrollo de la Costa del Sol. De hecho, un ranking elaborado por Hosteltur en 2014 ya fijaba la provincia de Málaga como la segunda más deseada de España en la adquisición de viviendas por parte de turistas extranjeros, rebasando el 31% del total. En el último trimestre, la cuota se ha quedado en un 29,02%.

Entendemos por turista residencial aquél que ejercen los extranjeros que permanecen en el destino durante un tiempo no mayor que de 180 días, el necesario para ser considerados residentes, pero disponen de algún tipo de vivienda dentro de ese país.

Dentro de estas premisas, el turismo residencial de la Costa del Sol cuenta con una importante cuota de turistas procedentes de los principales mercados emisores: Reino Unido, Alemania, los países escandinavos, Países Bajos e Irlanda.

El perfil de turista residencial “tiene una edad media de 53 años, y del total, el 26% se encuentra jubilado”, asegura Arturo Bernal, director general de Turismo Costa del Sol, si bien advierte que “en absoluto significa que asistamos a un perfil de viajero inactivo: siete de cada diez hace algún tipo de actividad en el destino, bien de ocio, bien de carácter deportivo”.

De los turistas residenciales de la Costa del Sol, más de la mitad viaja en pareja, mientras que el 40% lo hace en familia. “Y lo hacen buscando numerosas motivaciones, pero de ellas cumplen un factor decisivo para elegir la provincia de Málaga la calidad de vida del destino, el clima y las playas”, ha afirmado Bernal.

No obstante, según los datos de que dispone Turismo Costa del Sol a través de distintas encuestas de valoración, el turista residencial tiene en cuenta también otros factores que se suman al atractivo del destino elegido: el entorno urbano, la relación calidad-precio, el trato personal o la conectividad, “objetivos en el que no paramos de trabajar”, precisa Arturo Bernal, y que no hacen más que ayudar a volcar la decisión por la provincia de Málaga para que los extranjeros quieran ver en ella su segunda casa.

Así las cosas, no es extraño que los turistas residenciales de la provincia otorguen una puntuación de 9,1 sobre diez al destino y que su grado de recomendación se eleve al 98,6%, alcanzando en ambos casos la práctica plenitud de satisfacción, “unos resultados que no sólo nos respaldan en la gestión sino que, principalmente, ponen en valor el trabajo de los profesionales de hostelería, alojamientos y servicios de la Costa del Sol”, ha señalado Bernal, quien ha apuntado que “nos hace reforzarnos ante destinos competidores en turismo residencial, como la Costa de la Luz, la Costa Tropical, la Costa Blanca o el Algarve portugués”.

Y es que a la hora de posicionarse la Costa del Sol como referencia en turismo residencial, a la vista de las encuestas realizadas, juega un papel fundamental la experiencia propia vivida por el turista, “a través de su propia experiencia y de sus vivencias, se convierte sin duda en el mejor transmisor posible de las bondades del destino”, ha afirmado Arturo Bernal.