Gibraltar presenta una nueva queja a la CE por la situación en la frontera

0
61

El Gobierno de Gibraltar ha enviado un informe completo a la Comisión Europea sobre la situación en la frontera terrestre durante el mes de julio.
El informe, que ocupa alrededor de setenta páginas, ha sido elaborado por la Oficina del Viceministro Principal, responsable de preparar y remitir esta documentación a Bruselas.
En la carta adjunta, dirigida al Comisario de Migración y Asuntos de Interior, Dimitris Avramopoulos, el Viceministro Principal, Joseph García, ha subrayado las dificultades a las que han tenido que hacer frente las personas que cruzan la frontera, en particular desde que las autoridades españolas empezaron a utilizar el sistema de control fronterizo automatizado para peatones. García subraya que estas puertas automáticas tienen por objetivo reducir el tiempo necesario para la tramitación de viajeros y que, sin embargo, han tenido el efecto contrario, aumentando el tiempo de espera. Asimismo, se ha mostrado crítico con la manera en que el sistema automatizado ha sido implantado, sin preaviso y sin una campaña de información pública para asistir a las personas que deben usar la frontera.
El Gobierno ha sabido que estos controles automáticos ya no se están usando en horas punta. Algunos días, como el jueves 23 de julio —cuando empezó a utilizarse el nuevo sistema—, más de 11.000 personas cruzaron la frontera desde España a Gibraltar y alrededor de la mitad lo hicieron entre las 7:00 y las 11:00.
El informe incluye alrededor de 30 fotografías de los retrasos que tuvieron que soportar los peatones para salir de España en el periodo comprendido entre el 23 y el 31 de julio, así como fotografías de las esperas para entrar a España durante el mismo periodo. Asimismo, también hay fotografías de las largas colas de vehículos comerciales que se registraron en las mismas fechas.
A propósito de esta cuestión, el Viceministro Principal, Joseph García, comentó:
«Cuando me reuní con el Comisario en abril de este año, le transmití mi preocupación por la manera en que España estaba aplicando las recomendaciones de la Comisión, que parecían hacerse de modo que obstaculizaran lo más posible el flujo fronterizo en ambas direcciones. Esto se hizo evidente durante la realización de las obras de infraestructura en la frontera y se ha vuelto a demostrar con el fiasco en torno a la implantación de los controles automatizados, reflejado en el caos que han provocado en la frontera. También es importante recordar que las recomendaciones iniciales de la Comisión datan de noviembre de 2013 y acordaban un plazo de seis meses.
A nadie se le escapa que estos trastornos han coincidido, una vez más, con la temporada alta de turismo, en julio y agosto.
Gibraltar es miembro de la Unión Europea y la frontera entre Gibraltar y España es una frontera interna de la UE. Generamos empleo para miles de ciudadanos europeos de diferentes nacionalidades que tiene derecho a la libre circulación en las fronteras internas. Los residentes de ambos lados de la frontera y los viajeros de turismo o negocio tienen este mismo derecho. España ha obstaculizado la libre circulación desde que tuvo que abrir la frontera para pasar a formar parte de la Comunidad Europea, hace décadas”.