Gobierno central y Junta de Andalucía acreditan que el Ayuntamiento de Estepona sigue sin generar deuda

0
73

La Tesorería General de la Seguridad Social, la Agencia Estatal de Administración Tributaria y la Agencia Tributaria de Andalucía han emitido certificados -a fecha de julio- acreditativos de que el Ayuntamiento sigue sin generar deuda, se encuentra al corriente de las obligaciones tributarias y está cumpliendo con el plan de pagos suscrito hace más de un año para hacer frente al débito heredado con estos organismos estatales y autonómico, que ascendía (incluyendo los intereses) a un total de 81 millones de euros.

El actual equipo de gobierno está abonando de forma fraccionada, a través de un plan de pagos de 60 mensualidades, el débito con ambos organismos estatales. En paralelo, el Ayuntamiento está haciendo frente, cada mes, a la cuota correspondiente a los seguros sociales de los trabajadores municipales.

En concreto, durante 2013 se abonaron (entre deuda heredada y cuotas de ese ejercicio) un total de 25,3 millones de euros a ambos organismos; en 2014 se pagaron un total de 21 millones de euros -por ambos conceptos- a estas entidades estatales. En lo que va de ejercicio de 2015, se han abonado un total de nueve millones de euros.

Igualmente, el Ayuntamiento llegó a un acuerdo con la Junta de Andalucía para devolver los 4,3 millones de euros de subvenciones finalistas que fueron desviadas a otros fines por parte del anterior equipo de gobierno socialista, y que siguen siendo reclamadas al actual Ejecutivo local.

El concejal del área de Economía y Hacienda, Manuel Aguilar, ha explicado que este gobierno mantiene una política “responsable y cumplidora”, no generando deuda y haciendo frente al pago de los 300 millones de euros de deuda heredada, que en los últimos cuatro años se ha conseguido reducir en más de 50 millones de euros.

Así, ha recordado que el equipo de gobierno impulsó desde el primer día un plan de austeridad que permite ahorrar 45.000 euros diarios y ha posibilitado estabilizar las cuentas municipales, realizar inversiones, atender las necesidades de los más vulnerables y cumplir con los compromisos de pago, bajando además los impuestos.

“La gestión de un ayuntamiento acaba siendo la imagen de una ciudad. Estepona fue conocida en el pasado por despilfarro y mala gestión económica; ahora es una ciudad cumplidora y que da seguridad institucional”, ha concluido.