Por primera vez se captura en Gibraltar una especie esquiva de murciélago

0
66
Murciélago rabudo

Gib-Bats, un estudio sobre murciélagos en Gibraltar en el que, desde 2013, colaboran el Museo de Gibraltar y la Sociedad Ornitológica y de Historia Natural de Gibraltar (Gibraltar Ornithological & Natural History Society, GONHS) con el pleno respaldo y asistencia del Departamento de Medio Ambiente, ha abierto un nuevo capítulo en su historia el pasado fin de semana con el comienzo de un nuevo programa de anillado.
Este programa consiste en anillar las especies de murciélago en todo el Peñón para tratar de comprender los movimientos de estos animales dentro del territorio gibraltareño y en los países vecinos. Los anillos metálicos, cada uno de ellos con una numeración única, se colocan en el antebrazo del murciélago. El número permite la identificación futura de cada individuo, con independencia del lugar del mundo en el que se encuentre.
Stewart Finlayson, del Museo de Gibraltar y uno de los miembros del equipo de Gib-Bats, comentó: “Se trata de un momento muy estimulante en nuestro proyecto. Algunas especies de murciélagos se conocen por trasladarse a grandes distancias y es crucial para nuestro trabajo que tratemos de entender adónde se dirigen los individuos que estudiamos. También nos ayuda a entender con qué frecuencia un mismo individuo vuelve a su colonia natal y, a largo plazo, nos puede ayudar a comprender mejor cuánto tiempo viven estos animales. Nuestro equipo trabaja estrechamente con organizaciones en España, Portugal y Marruecos y esperamos obtener buenos resultados en los próximos años”.
Los miembros del equipo local estuvieron encantados de anillar a los primeros murciélagos bajo la supervisión de James Shipman. El anillado se realiza en estrictas condiciones para garantizar el bienestar de los murciélagos y bajo licencia emitida por el Departamento de Medio Ambiente. Todas las especies de murciélagos de Gibraltar están protegidas en virtud de la Ley de Protección de la Naturaleza (Nature Protection Act) de 1991.
El equipo también prevé un trabajo pionero para el rastreo de murciélagos mediante VHF[1] y GPS. Se trata de un pequeño dispositivo que se le coloca al murciélago para recabar datos sobre su posición en cualquier parte del mundo. Estos sistemas se han usado con frecuencia en aves de toda Europa con excelentes resultados [para el conocimiento] de los patrones de distribución y migración de las especies, y el equipo espera que los resultados con murciélagos permitan conocer mejor las zonas a las que migran estos animales, al otro lado del Estrecho —en África— o al norte de la península ibérica.
Estas intensas sesiones de trabajo durante los últimos días también han aportado resultados muy esperados por el equipo: han logrado capturar por primera vez al murciélago rabudo (Tadarida teniotis), hasta ahora inaprensible. Esta especie se capturó en una larga sesión nocturna en la Cueva de Vanguard y es una muestra más de la aportación del equipo a la comprensión de todos los aspectos de la historia y el patrimonio natural del lugar, nominado para ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Tyson Lee Holmes, de la Unidad de Murciélagos del Museo de Gibraltar y miembro de Gib-Bats, explicó: “Capturar por fin al murciélago rabudo, tan difícil de aprehender hasta la fecha, supone todo un respiro. Esta especie abunda en Gibraltar en determinadas épocas del año y es famosa por ser muy difícil de capturar. Habita en grietas y anida en los resquicios más inaccesibles de acantilados y cuevas; pueden volar a gran altitud y rara vez se detienen en fuentes de agua para beber. Este éxito se alcanzó en una de las cuevas más importantes de Gibraltar, donde pudimos capturar tres machos adultos”.
James Shipman, responsable del equipo de Gib-Bats, añadió: “Estamos muy contentos con el progreso de nuestro estudio y los resultados hablan por sí solos. Trabajamos duro para proteger los murciélagos de Gibraltar y aumentar la conciencia social sobre ellos, y estamos muy motivados por el respaldo que recibimos. Es inspirador ver la dedicación del equipo gibraltareño y el duro trabajo que siguen destinando al proyecto”.
El equipo agradece al Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Gibraltar su continuo apoyo al estudio y también a la GONHS y al Museo de Gibraltar, sin los que el trabajo habría sido imposible.