STOA Gallery Estepona, única galería española, en la Feria de arte KIAF, Corea del Sur

0
320

STOA Gallery será la única galería española que participará en la prestigiosa Feria de Arte KIAF, en Seúl, Corea del Sur. Una feria que atrae cada año a gran número de coleccionistas de toda Asia, y que se celebrará entre los días 21-24 de septiembre.
Para el estand de STOA presentamos un proyecto de cuatro artistas con los que la galería trabaja habitualmente: el francés Eric Aman, el suizo Franco Scalese, la francesa Julie Alegre y la española Conchi Álvarez.
Eric Aman es un artista formado en Francia e Italia, país en el que ha vivido 17 años. Vive y trabaja en Málaga. Nuestra propuesta se centra en esculturas de bronce, piezas únicas pertenecientes a una serie en la que está trabajando actualmente y que se inspira en la obra “Iconología” de Cesare Ripa, un clásico del siglo XVII sobre la teoría de las imágenes, esencial para adentrarse en el mundo de las alegorías, así como en el porqué de las imágenes en un contexto determinado. Eric toma el texto de Ripa como punto de partida para elaborar una mitología propia, en la que seres antropomorfos representan conceptos, estados de ánimo, virtudes, vicios, pasiones… Para Ripa toda alegoría debe ser enigmática, y no debe ser comprendida fácilmente. Fiel a ese consejo, Eric dota a sus obras de enigmáticas letras y signos. Por lo tanto son esculturas epigráficas en las que aparecen incisos letras y signos de alfabetos antiguos no descifrados, o legibles, como el ibérico o el etrusco, cuya lectura es posible, pero no su traducción. Al igual que Ripa utilizó para su libro numerosas fuentes de información, destacando la mitología clásica, Eric recurre a múltiples canales, producto de su formación, eminentemente clásica.
Franco Scalese es un artista suizo de ascendencia italiana. Vive y trabaja en Zúrich (Suiza). Realiza pequeñas esculturas que podríamos llamar “objetos escultóricos”, piezas realizadas en resina, donde la yuxtaposición de elementos se convierte en arte exquisito y elegante. En ellas aborda un tema universal y atemporal, la memoria, y al mismo tiempo personalísimo, el recuerdo, las vivencias más subjetivas, planteándose la ambivalencia perenne entre los recuerdos bellos y amables, y las memorias amargas, oscuras y dolientes. Y las obras pertenecen a uno u otro universo, que es el del propio artista, una personalidad en la que confluyen su origen italiano, mediterráneo, católico, y su formación y vivencia zuriquesa, de fuerte componente germánico, calvinista.
En nuestra propuesta, las esculturas describen la mirada al pasado desde la atalaya de una remembranza alegre y nostálgica, son memorias áureas, objetos elegantes en los que fotografías antiguas se sumergen en una viscosidad transparente y dorada para recordarnos lo que decía Jorge Manrique, “…cualquiera tiempo pasado fue mejor”, porque todo momento congelado, premeditado y posado, siempre muestra lo mejor, sólo una parte, la que queremos enseñar y, al mismo tiempo, la que deseamos creer, a la que nos aferramos para sentir que hay esa parte amable y encantadora en nuestra historia. Franco Scalese recuerda las casi leyendas y relatos que su abuela le contaba y, una vez aprehendidos, interiorizados, formando parte de su yo más íntimo, como una segunda piel, emergen en su arte en ese ritual mágico de mezclar elementos y, como genial demiurgo, conseguir piezas elegantes y enigmáticas. Son obras que atraen por su sabor antiguo y esa sensación de “déjà vu” que nos provocan las fotografías antiguas.

Julie Alegre es una pintora francesa que vive y trabaja desde hace años en Málaga. Presentamos sus más recientes obras, realizadas en tinta sobre papel, una técnica usual en ella, con la que consigue, mediante las aguadas, una luminosa vaporosidad. Su obra esel resultado de una introspección interior profunda que se manifiesta en obras de gran sincretismo, tendentes a la abstracción y de compleja conceptualización. Dominan en sus tintas los colores planos e intensos, resultado de una desintegración de síntesis cubista. Las teselas resultantes, yuxtapuestas en aparente desorden, recuerdan los antiguos mosaicos bajoimperiales y bizantinos. En la obra de Julie hay dos temas recurrentes: el paisaje urbano de las medinas y casbas del norte de África, inspirados en sus recuerdos y sueños infantiles (Julie vivió en Argelia algunos años de su infancia), y el tema de la maternidad. Para esta muestra presentaremos obras recientes, de pequeño formato, que tratan este tema centrándose en la Diosa Madre, desde la Diosa Madre Mediterránea, la Potnia Theron, pasando por algunas interpretaciones personalísimas de ciertas civilizaciones que han rendido culto a la Diosa de la Fertilidad, a la Madre Tierra.

Conchi Álvarez. Pintora española que trabaja en la esfera de la figuración en varias series. Para KIAF presentamos obras de dos de ellas: por un lado, acrílicos sobre tabla de su serie “Ensoñaciones urbanas”. Un realismo mágico muy subjetivo, pues sólo representa las ciudades amadas. Nunca es la urbe, sino “su” ciudad, y siempre el casco histórico, lugar donde se concentra la historia urbana, donde se superponen, a modo de capas, esencias y vivencias que estallan en sus pinturas, en una metamorfosis de color que no afecta a las formas, pues se reconocen rincones y calles. Momentos y espacios solitarios, sin gente, pero cargados de humanidad ausente. Su pasión por la arqueología explica su proceso creativo: espacios cargados de un inconmensurable código de formas, luces y colores sólo accesible e interpretable por su descubridora que, estrato a estrato, desentraña, estudia, en un itinerario vital porque la mirada de la artista hacia la ciudad se convierte en un espejo de su propia existencia, o de su propio anhelo, devolviéndole la imagen más amable y bella, la más optimista. Por otro lado, de esta pintora en cuyas obras predominan los temas españoles, presentaremos obras de su serie sobre la mujer andaluza, la mujer flamenca. La atracción que siente por el flamenco la artista, es indudable, y es una de sus más importantes fuentes de inspiración. El comienzo de la serie fue “El Ritual de la Mujer”, un ritual que se ha desarrollado en todas las culturas y que, en el caso de la mujer flamenca, tiene una plasticidad y belleza espectaculares. Conchi elabora retratos de flamencas luciendo sus magníficos vestidos de volantes, cargadas de una elegancia sublime. Pero a la vez, mujeres con una rica vida interior, cargadas de inseguridades, temores, deseos. Reinas de sus propios sueños, orgullosas de sus raíces, aventureras de la vida, prisioneras del amor… La serie ha ido profundizando en el interior femenino y la autora ha ido indagando en cuestiones cada vez más complejas: para qué ese ritual, para quien, por qué… ahora mismo el trabajo está generando obras en las que, unas veces la mente, otras, las más, el corazón de la mujer flamenca, hace su propia catarsis preguntándose acerca de sí misma, acerca del ser amado, dudando, burlándose, desgarrándose… y ya no es más sólo la mujer flamenca, pues pasa a representar, en realidad, al género Mujer.