250 años de historia y servicios a la comunidad de la Iglesia metodista en Gibraltar

0
160

La Iglesia Metodista de Gibraltar [Gibraltar Methodist Church] acaba de cumplir 250 años. Durante todo este tiempo ha construido una sólida comunidad en el Peñón y su compromiso con las personas, más allá de su confesión, ha hecho que se implique en aspectos sociales de importancia como la educación o la sanidad.

El fundador del Metodismo fue John Wesley en el contexto intelectual de la Universidad de Oxford en 1729, aunque no fue hasta 1738 cuando, en una reunión en Londres, según sus palabras ya famosas, “…sentí arder mi corazón de una manera extraña. Sentí que confiaba en Cristo, y en Cristo solamente, para mi salvación.” Desde ese momento caminó 250.000 millas a caballo a lo largo del Reino Unido, incluyendo Irlanda, predicando el Evangelio. Fue una de las propuestas renovadoras del cristianismo más influyentes del siglo XVIII. Formaba parte de los movimientos no conformistas, es decir, los protestantes que se rebelaban contra la Iglesia de Inglaterra, establecida por la ley como la religión estatal. Consideraban que era necesario un mayor compromiso, acción social y un enfoque centrado en la Biblia, todo acompañado de una gran sencillez y modestia personales dentro de un ámbito de libertad religiosa.

Muchos de los grupos no conformistas habían sido perseguidos, lo que provocó migraciones masivas, sobre todo a Nueva Inglaterra, para evitar los castigos. La Iglesia Metodista cuenta con unos doce millones de fieles en todo el mundo, especialmente en Estados Unidos, Asia y África.

El metodismo en Gibraltar
La historia de los Metodistas en el Peñón comenzó en 1769 de la mano de un grupo de soldados, entre los que estaba el sargento Henry Ince, que era predicador metodista. Había sido convertido bajo el ministerio de John Wesley. La fecha que se considera como el inicio del metodismo en Gibraltar es la de la carta en la que Ince informó a Wesley de que había empezado una nueva sociedad en Gibraltar. La casa de Henry Ince fue el lugar de reunión para aquella comunidad metodista primigenia. Ince fue luego el héroe del Gran Sitio de Gibraltar (1779-83), pues propuso la idea de cavar los túneles en la vertiente norte del Peñón, en los que se colocaron cañones para dominar a las posiciones españolas del istmo.

En 1809 se construyó la primera iglesia, ubicada en Prince Edward’s Road, a la que posteriormente se añadió una escuela y una vivienda. La comunidad metodista de Gibraltar se expandió y misionaba también en la zona del Campo de Gibraltar.

También en las primeras décadas del siglo XIX, el ministro William Harris Rule creó una escuela abierta a toda la comunidad, algo que favoreció al desarrollo de la educación gratuita en Gibraltar. Rule llevó a cabo otros proyectos en Cádiz, aunque ninguno de ellos tuvo continuidad, porque se les expulsó mediante un Decreto Real emitido por la Corona española.

Servicios más allá de la religión
Uno de los pastores de la Iglesia Metodista de Gibraltar fue William Barber. Vivió la epidemia de fiebre amarilla que sacudió a la población del Peñón en 1828. Acompañaba a los enfermos terminales en el hospital y también oficiaba los enterramientos. Cedió su casa como ministro para que se utilizara como hospital. Finalmente sucumbió a la enfermedad y falleció. La Iglesia Metodista se preocupó mucho por resolver los problemas de saneamiento existentes en Gibraltar y de combatir las epidemias de fiebre amarilla y las de cólera.

En 1863, los metodistas en Gibraltar dieron cobijo a los protestantes españoles Manuel Matamoros, José Alhama y Miguel Trigo, que huían de una condena de nueve años en Granada por “el delito de propaganda anticatólica”. A Matamoros se le describe como el fundador del protestantismo español. Murió exiliado en Lausana.

A finales del siglo XIX creó una casa para uso recreativo, conocida como ‘Casa de Bienvenida’ [Welcome Home]. El objetivo era acoger a marineros y soldados, y a lo largo de los años fueron atendidas miles de personas de todo tipo de creencias. Esta Casa de Bienvenida cambió de nombre por el de Casa Wesley [Wesley House] en 1933, y se reubicó en el número 297 de Main Street, donde también se trasladó el conjunto de la Iglesia en 1956. Este es el emplazamiento actual de la Iglesia Metodista de Gibraltar.

La Iglesia Metodista de Gibraltar hoy
Actualmente, el pastor de la Iglesia Metodista de Gibraltar es el reverendo Fidel Patrón. Él fue ordenado en el año 1998 y en 2006 tomó posesión del cargo. Considera que la comunidad metodista en Gibraltar, aunque solo cuenta con 150 feligreses, es muy activa y sus miembros son mayoritariamente jóvenes. Esta juventud y necesidad de adaptación hacen que la congregación tenga en cuenta todos los canales posibles para promulgar el Evangelio, incluidos los cánticos contemporáneos, el vídeo o la tecnología.

“Aparte de unirnos para alabar a Dios, lo que es central en la Iglesia cristiana, tenemos varias obras sociales”, explica. Entre estas iniciativas destacan grupos de apoyo para madres embarazadas, un espacio para el aprendizaje del inglés, la recogida de ropa y enseres de todo tipo para facilitarlos a quienes lo necesiten o, el domingo, tras el culto, ofrecen comida a personas necesitadas. También forman parte de los Pastores Urbanos [Street Pastors] que, en colaboración con las autoridades, asisten por la noche de los viernes a cualquiera que necesite ayuda.

La Iglesia Metodista de Gibraltar mantiene relaciones estrechas con los pastores evangélicos del Campo de Gibraltar, a pesar de que Patrón apunta que la Iglesia Metodista no existe en España como tal.