6ª jornada del Gibraltar Internationl Chess Festival: los favoritos siguen arriba

0
129

Ocho líderes de ocho países distintos, perseguidos a medio punto por veinte. Es la situación del XVII Abierto de Gibraltar a falta de cuatro rondas. De los diez primeros cabezas de serie, en esos dos grupos solo faltan Wesley So y Vasili Ivanchuk. Sus verdugos, Nils Grandelius y Jaime Santos, los tumbaron con un juego de gran calidad. La iraní Sarasadat Jademalsharieh encajó su primera derrota, ante el vietnamita Quang Le.

Grandelius tuvo la valentía de meterse con negras en una típica posición de doble filo en la Defensa Siciliana. En el momento de mayor complicación, So nos hizo recordar algo que olvidamos con frecuencia: los grandes astros del ajedrez no son máquinas, y por tanto no calculan como ellas. Una imprecisión del estadounidense, de origen filipino, fue suficiente para ser castigado de inmediato con exactitud y brillantez por parte del sueco.

Para entonces, Hikaru Nakamura ya había derrotado al venezolano Eduardo Iturrizaga en una partida tan bella como instructiva, con un sacrificio de calidad a medio plazo. Bastante más trabajosa, pero también con muy alta calidad, fue la victoria de Jaime Santos sobre el genial Ivanchuk, mientras el otro Santos, Miguel, encajaba su primera derrota, ante el ucranio Pável Eliánov.

Hoy es el armenio Levón Aronián 2º cabeza de serie y vencedor de Nigel Short –“Todavía no entiendo muy bien qué es lo que hecho mal”, dijo después el británico- quien ha decidido hacer uso de esa peculiar norma que permite tomarse un descanso y recibir medio punto sin jugar (aunque no se podrá hacer a partir de la octava ronda). También opta por el descanso la mejor mujer clasificada, la ucrania Mariya Muzychuk, en el grupo de veinte perseguidores de los líderes.