Ángels Barceló dialogó en Marbella sobre los males del periodismo en la era digital

0
91

El Palacio de Congresos de Marbella ha acogido este martes la inauguración de la decimoséptima edición de los Cursos de Verano de la Universidad de Málaga, organizada por su Fundación General con el patrocinio principal de Santander Universidades y la colaboración del Ayuntamiento de la ciudad y otras entidades como Cajamar. Aproximadamente 300 alumnos están matriculados en los seis cursos y el “encuentro” que se celebran esta semana.

La bienvenida a ponentes y alumnos ha corrido a cargo de Joaquín Quirante, director de la Inspección de Servicios de la UMA; Mª Ángeles Muñoz, alcaldesa de Marbella; Antonio María Lara, director académico del Área de Investigación, Empleo y Empresa de la FGUMA; y Carlos Sánchez San Román, director territorial Andalucía Occidental de Cajamar. La alcaldesa ha comenzado felicitando tanto a la UMA como a su Fundación por el trabajo realizado que “transmite el espíritu e impacto que queremos aportar” y que supone una “oportunidad para contar con grandes profesionales y expertos”. Además, se ha mostrado orgullosa del salto cualitativo y cuantitativo y de la alta participación de directoras, con el aliciente de seguir ampliando y mejorando en años venideros.

En nombre del Rector de la UMA, Quirante ha destacado la variada e innovadora oferta de cursos junto a la celebración de actos benéficos. Por parte de la FGUMA, Lara ha agradecido al municipio y a su delegación de Cultura y Enseñanza la acogida un año más de esta actividad. También ha querido destacar el papel de las entidades patrocinadoras y a los directores encargados de diseñar los programas formativos. Po último, Sánchez, ha recalcado su satisfacción por la confianza depositada en Cajamar como patrocinador y ha expresado su deseo de continuar colaborando en futuras ediciones.

La reconocida periodista Àngels Barceló ha sido una de las protagonistas de esta primera jornada al ofrecer la conferencia “Periodismo en los tiempos del clic” acompañada de la decana de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UMA Inmaculada Postigo. Sobre la inmediatez de las redes sociales, en su opinión, perjudica al periodismo: “Nos convierten en máquinas reproductoras de cosas sin contrastar y esto no es el periodismo, las mentiras corren por las redes con una velocidad espectacular”. La presentadora de “Hora 25” se pregunta en qué momento “hemos dejado de hacer nuestro trabajo”. Barceló ha afirmado que el periodismo está en completa crisis por muchas razones: por la propia crisis, por la precariedad de los trabajadores, por la falta de seniors en las redacciones, por las redes sociales….

También ha hecho autocrítica, piensa que los periodistas tienen mucha responsabilidad con lo que está pasando: “Somos felices si nuestra noticia la ve o escucha mucha gente”. En esta línea, con respecto a las fake news ha afirmado que no es un fenómeno nuevo, que los políticos siempre han querido utilizar a los periodistas pero que antes los profesionales de este ámbito eran más críticos y ha explicado que ahora se “compran estas noticias con mucha más facilidad”. “Hemos sido durante muchos años los ojos de la gente, eso es lo que debemos hacer, contar lo que vemos y contrastarlo”, ha dicho con rotundidad.

Sobre el papel de los medios de comunicación en la problemática de la violencia de género ha explicado que en un momento determinado jugaron un papel muy importante porque se visibilizó, se convirtió en violencia de género lo que antes eran crímenes pasionales, a partir de ahí el amarillismo de los programas televisivos han hecho de esta situación un espectáculo, han frivolizado, no se buscan las causas ni la lucha en contra: “Ese papel que se jugó se ha torcido”. En este sentido considera que hacen falta reformas legales y también mentales y que tras el 8 de marzo se demostró la fuerza que tienen las mujeres: “Debemos continuar por ese camino, tenemos que seguir luchando”.

Al mismo tiempo, ha declarado: “España es un país absolutamente machista y en los medios de comunicación se refleja”. “Pocas mujeres están en los comités editoriales o en los despachos, pero sí en las redacciones, por ejemplo, en algunas cadenas de televisión sólo aparecen presentadoras con una edad y un peso determinado, y es que los medios son un reflejo de la sociedad”, ha argumentado.

El curso “Mujeres frente a la violencia”, organizado junto a la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), ha contado con la presencia de Pilar Martín Nájera, fiscal de la Sala de Violencia a la Mujer y del Tribunal Supremo. En su intervención, ha hablado sobre la respuesta judicial ante la violencia de género y la aplicación de la perspectiva de género, fundamentales para comprender delitos cometidos contra las mujeres. “Si no luchamos usando herramientas desde la igualdad, nunca venceremos a la violencia de género”, se ha mostrado tajante. Para Nájera, la participación de la sociedad es vital: “Los casos no aumentan, se visibilizan más, porque las víctimas dan el paso a denunciar al sentir respaldo social, como ocurre con la agresión sexual o el acoso laboral”.

La fiscal sostiene que la Ley de Igualdad de 2007 continúa siendo pionera, pero critica la falta de aplicación y exigencia por parte de los poderes públicos. Por ello, defiende la elaboración del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, aprobado a finales de 2017, que actualmente trabaja en la reactivación de aspectos recogidos en la Ley y la introducción de reformas legales, como la asistencia inmediata de abogado o la asistencia social y económica a las víctimas con independencia de que exista sentencia u orden de protección. No obstante, Nájera incide en la importancia de su segunda parte, que implica directamente a sectores que afectan a toda la sociedad: medios de comunicación, deporte, educación en igualdad o capacitación de operadores jurídicos. Además, afirma que la fiscalía reivindica “el aumento del número de juzgados especializados” para “conseguir sentencias y respuestas adecuadas”, ya que sólo hay 27 juzgados aglutinando la inmensa mayoría de los delitos, dejando “desprotegidas” a varias Comunidades Autónomas.

En cuanto a la sentencia del caso conocido como ‘La Manada’, cree que apunta a “una falta de empatía y desconocimiento”. Ante esta problemática, prefiere hablar de capacitación y especialización de jueces en la materia y no de “formación”. De esta forma, permitirá “entender el fenómeno de la violencia de género” y así llegar a una valoración judicial apropiada y adecuada sobre “la postura de una víctima, sus silencios, la gravedad y la entidad de estos delitos”. “Que no se trate solo de Derecho formal, sino de Justicia, que ya tiene una connotación mucho más importante”, ha concluido.

El curso “La televisión del s.XXI. Nuevos formatos y consumos” ha contado con la presencia del presentador Carlos Sobera y de la directora del programa “First Dates” Yolanda Martín, que han participado en una mesa redonda en la que se ha debatido sobre la influencia de las redes sociales en la televisión y los cambios en los formatos audiovisuales. En este sentido, han escogido este programa de citas que mezcla elementos de telerrealidad en una franja de máxima audiencia como ejemplo de este nuevo modelo televisivo, que, si bien ha sabido calar en los gustos del público, no está exento de peligro por lo innovador de la propuesta: “Hacer televisión hoy en día siempre tiene un importante factor de riesgo porque si no conectas con la audiencia, que es soberana, el programa dura poco” ha afirmado Martín, quien ha desvelado a los alumnos, además, el despliegue técnico y humano del que dispone su producción. Para ella, el compromiso del equipo es fundamental para hacer que todo funcione, tanto para los participantes como para la audiencia: “Es uno de los proyectos más divertidos y apasionantes que he tenido entre manos. Nos hemos convertido en una especie de agencia matrimonial, nos tomamos muy en serio que la gente se vaya del programa con una pareja”, ha aportado.

Por último, la directora ha hecho balance de los más de dos años que el programa lleva en emisión, un tiempo en el que ha cosechado diferentes premios por mostrar la diversidad de gustos y orientaciones sexuales. “Además de hacer entretenimiento también tenemos una responsabilidad social y aprovechando que nos ve tanta gente podemos ayudar a que desde casa todo se vea con normalidad”, ha concluido. Por su parte, Carlos Sobera ha hablado de su papel como conductor del programa y de su experiencia como único miembro del equipo que tiene contacto directo con los participantes durante la grabación. El presentador ha definido el programa como “espontáneo y real” ya que, según ha afirmado, no hay nada corregido ni aumentado en las situaciones que se dan en el restaurante. Además, ha confesado que no necesita preparación previa ya que se trata de un programa sin guion, por lo que cada día tiene que improvisar y adaptarse a los protagonistas del capítulo. En esta línea, ha dialogado sobre la necesidad de los profesionales del medio de reinventarse para encajar en los nuevos formatos televisivos, a pesar de que, en su opinión, desde las cadenas y grupos de comunicación no siempre se brinda esa oportunidad. “Reinventarnos no está siempre en nuestras manos. Vivimos en un país donde te encasillan tanto en el fracaso como en el éxito. Una vez que haces una cosa bien tienes que hacer eso toda la vida”, ha resumido.

El exministro de Trabajo e Inmigración Valeriano Gómez ha ofrecido la primera ponencia en el curso sobre externalización y remunicipalización de los servicios públicos, dirigido por los magistrados del TSJA Federico A. Castillo y Francisco Vila. Para el político socialista no hay un modelo que previamente se pueda calificar como más eficiente por el hecho de ser público o privado para la gestión de un servicio de una administración local, la idea principal que ha transmitido es que la historia económica y social muestra que las preferencias por un sector u otro han ido variando: “La eficiencia no es patrimonio de la gestión privada ni pública, lo importante es el control por parte de los poderes públicos, la supervisión nunca se puede ceder”.

En este aspecto el también economista ha destacado que en muchas ocasiones falta esa vigilancia de la calidad: “Los responsables públicos descargan esta misión en el que gestiona el servicio, pero siempre hay que tener presente que es un servicio público del que disfrutan todos los ciudadanos”. En su opinión, lo importante es evaluar la capacidad del ayuntamiento, hacer un proceso transparente, con análisis de los costes y los beneficios y comparar con lo que hacen otras administraciones: “Hay magníficos ejemplos a lo largo de la historia de un mismo servicio gestionado de forma eficiente desde el ámbito público y también desde el privado, como en el caso del transporte”. El exministro Gómez apuesta por tener una visión “más laica, menos ideologizada” de este tema.