CIRCE participa en un estudio que alerta sobre los contaminantes que afectan a delfines mulares en el Estrecho

0
124

La comunidad científica muestra su preocupación por los altos niveles de contaminantes que se encuentran en los mamíferos marinos de las aguas europeas, tanto en el Océano Atlántico como en el Mar Mediterráneo, sobretodo en orcas, delfines mulares y delfines listados, las especies que encabezan esta lista ante la que los científicos han lanzado la voz de alarma.
Según los datos que se desprenden del estudio en el que han participado, bajo la tutela del Instituto de Zoología de Londres, más de 20 entidades del continente y en las que ha participado CIRCE, los cetáceos de las aguas europeas cuentan con un elevado índice de contaminantes en su organismos, los llamados ‘PCBs’, estos contaminantes provienen fundamentalmente de pesticidas, así como otras actividades del ser humano como pueden ser la fabricación de textiles o aparatos electrónicos, y ponen en peligro el futuro de especies como la orca, cuyas población en Europa está ya bastante mermada y se encuentra a la cabeza de las especies más contaminadas.
Para este estudio, se han llevado a cabo unas 1.000 biopsias en todo el continente en diferentes especies de cetáceos, de ellas 29 se han tomado en el área del Estrecho –incluyendo aguas de Marruecos- y Golfo de Cádiz, donde se han estudiado tanto delfines mulares como orcas, y los resultados obtenidos han mostrado que las orcas cuentan con unos niveles muy altos de contaminación similares a otras orcas del continente, y en el caso de los delfines mulares tanto del Estrecho como del Mar de Alborán y Golfo de Cádiz, cuentan con niveles superiores a la media europea.
Según el presidente de CIRCE, Renaud de Stephanis, este estudio vuelve a demostrar la importancia de la investigación continua en las diferentes especies de cetáceos, “y pone de manifiesto la relevancia de los estudios a largo plazo, porque nos muestran como contaminantes que parecían desaparecidos, continúan en nuestro ecosistema, y por ende, en las especies que se encuentran en la cima de la cadena alimenticia”.
En este proyecto han participado, bajo la coordinación del Instituto de Zoología de Londres, entidades como CIRCE, La Universidad de Barcelona, la Coordinadora para el Estudio de Mamíferos Marinos (CEMMA), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Universidad de Las Palmas, la Sociedad Portuguesa de Vida Salvaje o la Sociedad de Estudios de Cetáceos de las Aguas Canarias (SECAC) entre otras entidades de países como Reino Unido, Irlanda, Portugal, España, Eslovenia o Noruega.