Cómo influye el manual de buenas prácticas y la RSC en la producción empresarial

0
131

El manual de buenas prácticas y la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o RSE (Responsabilidad Social Empresarial), influyen de forma significativa en la estructura de una empresa, dado que su aplicación contribuye a modificar los procesos internos de la organización. De esta manera, crean a partir de ciertos cambios, un valor añadido para la empresa, que se traduce en la presencia de un ambiente laboral satisfactorio y un mejor rendimiento, asegurando su viabilidad y sostenibilidad a largo plazo.
En la actualidad, la RSC ha dejado de ser una elección para convertirse en toda una necesidad, ya que se ha transformado en un elemento determinante para definir la percepción que tienen de una empresa sus consumidores o clientes. Considerando que, hoy en día existe un registro de empresas con buenas prácticas en RSE y Sostenibilidad , estos ofrecen al público información actualizada de todas las iniciativas promovidas por las organizaciones.
Es esta información, la base para crear una mejor relación por parte de los clientes, quienes pueden sentirse identificados con los proyectos promovidos, creando así una relación con la empresa, que a futuro pudiese convertirse en lealtad.

-Las buenas prácticas, una forma de optimizar la producción
Las buenas prácticas tienen como objetivo optimizar el funcionamiento de todas las áreas dentro de una empresa, con la intención de alcanzar los objetivos propuestos de la forma más eficiente. Entre ellos, se da gran valor a satisfacer los requerimientos de los clientes, pero sin olvidar la gran importancia del capital humano que conforma la empresa y sus procesos productivos. Algo que sin duda, se refleja en la imagen corporativa de cualquier organización.
En este sentido, bajo esta concepción, el manual de buenas prácticas influye de forma significativa en la producción de la empresa, pues al considerar el valor de los empleados, se hace inminente diseñar un programa que contribuya a crear un entorno saludable, seguro y fuerte, para garantizar que el trabajador se sienta válido y satisfecho. Entre las buenas prácticas que suelen aplicar las empresas para optimizar los ambientes laborales destacan, implementar la seguridad y la salud en el trabajo, esto con la intención de salvaguardar la integridad de los trabajadores o la promoción de una vida saludable para garantizar que los empleados puedan disfrutar de actividades deportivas y recreacionales que fomenten el compañerismo.
Sin embargo, la práctica más efectiva para ayudar a construir un ambiente laboral adecuado según los especialistas, es la implementación de un código ético. Debido a que permite construir una cultura organizacional fundada en valores y principios, que sella una conexión entre los trabajadores, la empresa y los clientes. Además, hay que ser conscientes que cada vez más el usuario o cliente se interesa por conocer la misión, la visión y los valores que predican en la empresas, con la intención de informarse sobre su postura ante la sociedad. Esto es algo que se ha convertido en un elemento determinante para serle fiel, y crear una relación de lealtad con un determinado producto, servicio o marca.

-La RSC, un elemento capaz de atraer la atención de los consumidores
Actualmente la RSC se ha convertido en un elemento determinante para captar la atención de los consumidores o clientes, ya que la disposición a invertir en el desarrollo sostenible, puede convertirse en el indicador de compromiso más efectivo que existe.
A pesar de que la RSC en las empresas es asumida como un compromiso opcional y libre, en los últimos tiempos se ha convertido en algo más que eso, pues ha pasado a ser la clave de una estructura que centra su atención en garantizar la sostenibilidad.
Un elemento importante a destacar es que, la RSC no se basa en los beneficios, ya que todas las empresas pueden recibir recompensas como resultados de su gestión. Esto implica que si bien, las organizaciones invierten en desarrollar los proyectos sociales, también obtienen beneficios asociados a una mayor sostenibilidad y un mejor posicionamiento en el mercado.
En este sentido, la RSC es un término que busca crear un compromiso ético entre el sector productivo y la sociedad. Dado que, parte de un principio de responsabilidad, que crea una conexión entre las empresas y las necesidades de la sociedad que los rodea y que a su vez constituye su principal cliente. Podría decirse que la responsabilidad social, constituye un aporte empresarial que busca recompensar los ingresos económicos que ha generado a la empresa del consumo proveniente del entorno social en el cual se ubica.
De esta manera, todas estas acciones de RSC en empresas, logran reestructurar de forma profunda el modelo de negocio implantado, debido a que implica el establecimiento de una estructura productiva en la que el objetivo no es solo vender, sino también colaborar con la sociedad y la satisfacción de sus necesidades.

Añadir comentario