Decorar tu casa y no morir en el intento

0
170

 

 

Los gustos de cada persona se ven reflejados tanto en la forma de vestir como en la decoración de la casa. Colores, diseños y formatos, todo debe ser del agrado de quien vivirá en la casa. De esa forma, podrás sentirte orgulloso de tu hogar y, en consecuencia, no dudarás en presumir de esta con tus amigos y familiares.

Sin embargo, muchos cometen errores al hacer la planificación de la decoración de la casa. Esto ocurre generalmente porque hay muchas formas de trabajar el exterior, y no todos son acertados nuestro espacio, así como no combinan con los recursos que tenemos disponibles. No se trata de escoger aleatoriamente, sino sepas analizar la situación de cada habitación y los elementos que luzcan más elegante cuando están en conjunto.

Lo primero que debes tener en cuenta antes de decorar una casa

Antes de empezar cualquier proyecto de decoración, hay que elegir bien los colores. Para eso, debes hacer una buena distribución de cada estancia. Así que debes dinamizar los ambientes con varias tonalidades. Claro, siempre prestando atención a la combinación de colores y que no sean más de 5 colores en toda la casa, pues esto desequilibrará el diseño.

Entonces, para hacer todo bien, debes fijarte en todos los rincones de tu casa. Pero más importante aún es que sepas ser autocrítico con tus gustos. Si es necesario cambiar algo, no dudes en hacerlo. Muchas veces, ser sencillo es la mejor opción para lograr un resultado perfecto, además que no te complicarás tanto la vida.

Por otra parte, es necesario que consideres la combinación de los materiales con las formas. No dejes nada solitario o aislado, más bien, trata de usar recursos que te permitan crear un discurso estético. Por ejemplo, si tienes una cómoda de madera, puedes usar una silla de mimbre o bien vestir las ventajas con un color que encaje bien con el estilo de la decoración de este mueble.

Ahora bien, si ya tienes varios años con la misma decoración y es hora de cambiarla. Te ayudamos con algunos consejos prácticos que lograrán que aciertes con el proyecto que realizarás.

La sencillez en tu decoración

Con muebles básicos, jamás fallarás en tu decoración. Bien sea un sofá, una mesa o un aparador, estos te ayudarán a crear un estilo hermoso pero sencillo para tu hogar. En el caso del sofá, te recomendamos elegir una tapicería lisa para que puedas jugar con el diseño de los cojines. Y si es de una tonalidad clara, mejor pues podrías añadir una butaca o alfombra con un tono intenso que resalte y sea el protagonista de la decoración.

Si vas a usar una aparador o mesa, lo mejor es que esta sea sencilla pues te dará libertad para elegir entre muebles de diferentes tipos de estilo. Además, esto te ayuda a que los cambios en la decoración no sean tan bruscos. Bastará con comprar unos cuantos adornos de diseño básico.

El uso de la luz

Si no usamos bien la luz, nos arriesgamos a que la habitación se vea más pequeña de lo que es. Más bien, te recomendamos usar ventanales de sueño a techo que te ayudarán a crear un ambiente más fresco y luminoso y, en consecuencia, más amplio.

Pintar el techo de colores claros, preferiblemente blanco, te ayudarán a aprovechar mejor luz natural, así como multiplicar el espacio. También este color lo puedes usar para adornar las ventanas y que así se matice la luminosidad en vez de cortar el paso de la luz. Esto es más necesario cuando el piso es oscuro, pero también puedes comprar una alfombra redonda para habitación, bien sea de lana, fibra o pelo largo.

Hacer pruebas antes de colocar la decoración definitiva

Es posible que la decoración de una pared sea más compleja de lo que crees. Combinar cuadros con fotografías es un gran trabajo para lograr un equilibrio en la composición y que la decoración sea armónica.

Ahora bien, antes de llenar tu pared de agujeros inútiles, tenemos un truco para ti. Coloca los cuadros en el suelo, y prueba todas las combinaciones posibles hasta encontrar la que en verdad te guste. Una vez que has encontrado el estilo para ti, entonces puedes trasladarlo a la pared.