Diferentes capacidades intelectuales y mucho corazón en el Cpto de España de golf adaptado

0
153

Cerca de cuarenta jugadores llegaron ayer al Real Club de Golf Guadalhorce para disfrutar del deporte del golf y dar una lección de deportividad, amistad, respeto y compañerismo durante el Campeonato de Golf que la Federación Española de Deportes para Discapacitados Intelectuales ha celebrado en colaboración con la Real Federación Andaluza de Golf

Preciosa jornada la vivida ayer en las instalaciones del campo malagueño del Real Club de Golf Guadalhorce, inmejorable sede para el Campeonato de Golf que la Federación Española de Deportes para Discapacitados Intelectuales celebró en Málaga, con la colaboración y organización de la Real Federación Andaluza de Golf.
Exactamente, fueron 34 los jugadores que participaron en la prueba y que llegaron de muy distintos puntos de la geografía nacional. Algunos madrugaron ayer para llegar a Málaga desde Granada o Sevilla. Otros, recorrieron muchos kilómetros para pasar unos días en la Costa del Sol, llegados desde Murcia, Segovia, Soria, Madrid o Aragón. Pero todos tenían el mismo objetivo: pasarlo bien y disfrutar de una jornada de golf con sus profesores y amigos.
Lo que no sabían es que, en realidad, serían ellos los que iban a hacer pasar un día inolvidable a los voluntarios, socios, personal del club y de la federación que los acompañaban y a los que contagiaron su entusiasmo y afán de superación.
Al final de la jornada, el comentario de todos los presentes en el encuentro era el mismo: “¡cuánto tienen las personas con discapacidad que aportar a la sociedad y cuánto tenemos que aprender de ellos!”. Como señalaba Maite Caño, vocal de la Junta Directiva de la FEDDI, “el ciego desarrolla mejor el sentido del tacto o el del oído… de igual manera, los que tienen una discapacidad intelectual, desarrollan más el corazón y la afectividad”. Así de sencillo.

Emoción, compañerismo y deportividad durante la competición
La competición se desarrolló en tres categorías, y cada partida salió al campo acompañada por un voluntario que les hacía de marcador. Así, los más veteranos en el deporte del golf jugaron nueve hoyos, mientras que las otras dos categorías se dividieron en una adaptada a seis hoyos y otra de pruebas de habilidad en cuatro hoyos.
La emoción dominó la competición en la categoría de nueve hoyos, donde la igualdad se mantuvo hasta el último momento entre el madrileño Eduardo Vegas y el jugador de Los Moriscos, Rafael Lázaro. Finalmente, la victoria fue para Eduardo, quedando en segundo lugar Rafael. En tercer lugar, les siguió el murciano Antonio Pérez.
En cuanto a los participantes en la categoría adaptada (6 hoyos), el primer puesto fue para Vicente Sánchez (Murcia), siendo la plata para Jorge Escobar –también murciano- y quedando en tercer lugar Raúl Jiménez, que venía desde Soria.
Finalmente, Samir Yahiaoui se llevó el oro en categoría de habilidades deportivas. Completaron el podio sus compañeros del Club Aidemar de Murcia, José Antonio Sánchez y Emilio Madrid.
La entrega de premios estuvo presidida, entre otros, por Ángel Gancedo, Vocal de la Junta Directiva de la Real Federación Andaluza de Golf y Presidente del Comité de Competición de Guadalhorce, además de voluntario durante la jornada de competición; Mayte Cano, Vocal de la Junta Directiva de la FEDDI; Salvador Álvarez, Director del Real Club de Golf Guadalhorce; e Iván Hurtado, Director de IH Golf Academy, donde los jugadores han disfrutado de sus jornadas de formación en golf.
Risas, abrazos espontáneos, mucho cariño y 34 campeones, que demostraron que no hay límites para disfrutar del golf y nos recordaron que el compañerismo y el respeto son los valores principales de cualquier deporte.

El Golf Adaptado en Andalucía
Con esta acción, la Real Federación Andaluza de Golf –a través de su Comité de Golf Adaptado- continúa su trabajo para acercar el deporte a personas con cualquier tipo de discapacidad física o dificultad de aprendizaje, demostrando que no importa la edad, el sexo, la condición física o cualquier tipo de barrera que el jugador pueda tener. El golf es siempre una actividad ideal para practicar deporte, estar en contacto con la naturaleza, hacer amigos y fomentar valores que ayudan al desarrollo del jugador como persona, dentro y fuera del campo. Al mismo tiempo, pone a prueba a quien lo practica y lo introduce en la competición de forma sana.
En total, son siete las escuelas de golf adaptado –repartidas por todo el territorio andaluz- con las que cuenta la Real Federación Andaluza de Golf: Club de Golf Playa Serena (Almería), Club de Golf La Garza (Linares, Jaén), La Quinta Golf (Marbella, Málaga), Baviera Golf (Vélez Málaga), Parador de Málaga de Golf, Real Club Sevilla Golf y Club de Golf La Cañada (san Roque, Cádiz).
Estas escuelas realizan una excelente labor, desarrollando, principalmente, cursos de golf dirigidos a asociaciones de personas con algún tipo de dificultad de aprendizaje, contribuyendo a su integración social a través del deporte.