El área de Farmacia del Hospital Costa del Sol ofrece una charla sobre la importancia de los errores de medicación

0
347

Esta charla, dirigida a la ciudadanía en general, pretende concienciar sobre la importancia de crear una ‘cultura de seguridad del medicamento’ para evitar los riesgos asociados a la administración de fármacos

El especialista en Farmacia Hospitalaria del Hospital Costa del Sol, Javier Arenas, ha ofrecido una charla dirigida tanto a los miembros de la plataforma Marbella Voluntaria, a la Asociación de Vecinos ‘Molino de Viento’, como a la ciudadanía en general sobre la ‘Seguridad en el uso de los medicamentos’. El objetivo de esta ponencia, a la que han asistido más de 35 personas, ha sido poner de manifiesto la importancia de los errores de medicación y, por tanto, de crear una cultura de seguridad del medicamento para evitar riesgos relacionados con su administración. Todo ello considerando al paciente como centro del proceso, emponderándolo y transformándolo en un paciente activo, responsable de su medicación. Durante esta exposición, este profesional, que también forma parte activa de la plataforma online ‘Stop Errores de Medicación’ (http://www.stoperroresdemedicacion.org/), ha expuesto importancia de la conciliación de la medicación domiciliaria, un proceso consistente en comparar la medicación habitual del paciente con la prescrita después de una asistencia sanitaria (consulta médica, ingreso hospitalario, visita a urgencias… etc), con el objetivo de analizar y resolver las discrepancias detectadas. Según sus palabras, “es muy importante conocer toda la medicación y conocer para qué está prescrita, cómo y cuándo se toma y llevarla siempre consigo”. Además ha descrito algunas aplicaciones 2.0, como Recuerdamed® del Observatorio de Seguridad del Paciente de la Junta de Andalucía, que pueden ayudar a recordar cuándo se ha de tomar y, por tanto, mejorar la adherencia al medicamento.

Para garantizar un uso seguro de la medicación es necesario tener en cuenta los errores de dosificación, de administración y de horarios. En este sentido, ha resaltado la importancia de conocer todos los aspectos relacionados con nuestra medicación “que no nos quedemos con dudas”, si deben tomarse de alguna manera más particular, qué hacer si se nos olvida una dosis, entre otros aspectos. También ha destacado la importancia de la utilización de jeringas orales en la dosificación de formas farmacéuticas líquidas, dejar atrás las “cucharadas” puede evitar los errores de dosificación que con los jarabes son frecuentes.

También ha alertado sobre la automedicación y sus posibles efectos negativos en la salud como la resistencia a los antibióticos, interacciones (toxicidad o menor eficacia) y alergias; y sobre la ‘isoapariencia’ o el gran parecido que existe entre los envases de muchos fármacos, sobre todo, si son de la misma casa comercial. Esta isoapariencia da lugar a confusiones frecuentes en los pacientes con más de un medicamento, llevándoles a cometer errores de administración en algunos casos con consecuencias graves.

Finalmente, este profesional ha concluido la charla con las situaciones especiales de fármacos que requieren una conservación particular o una manipulación específica para disminuir riesgos; y también con los efectos adversos que causan la medicación, la importan-cia de conocer las interacciones que pueden tener con otros o incluso con plantas medicinales, quién nos puede ayudar, etc. En este sentido, también ha hecho referencia a los blogs de notificación de efectos adversos tanto para profesionales sanitarios, como para los propios usuarios, alentándolos a su declaración para mejorar la seguridad de los pacientes.

Javier Arenas ha destacado que lo más importante es que la gente sea consciente de qué medicamento está tomando, con principio activo, dosis y pauta horaria”. Eso es fundamental y muy importante a la hora de llevar a cabo un proceso de medicación. Aconseja también “llevar siempre un listado a mano de los medicamentos que uno esté tomando, ya que hay muchos pacientes que toman algunos que no están registrados en la tarjeta sanitaria y esa información es muy va-liosa, tanto para médicos como para los farmacéuticos”.