El Ayto de Estepona crea un fondo social pionero para adecuar viviendas a vecinos con escasos recursos económicos

0
228

El alcalde de Estepona, José María García Urbano, ha presentado hoy un fondo social pionero que impulsará el Ayuntamiento de Estepona para adecuar viviendas a vecinos con escasos recursos económicos. Con la puesta en marcha de esta medida social se pretende solucionar los problemas de salubridad, vulnerabilidad y habitabilidad de aquellos domicilios de personas con dificultades económicas o en riesgo de exclusión social que no puedan hacer frente a las reparaciones necesarias para poder dignificar la vida en sus domicilios.

A este proyecto, que cuenta con una partida económica de 70.000 euros en el presupuesto municipal para la adquisición de materiales, hay que añadir la mano de obra por parte de las brigadas operativas, por lo que los trabajos que se acometerán tienen una estimación que supera los 300.000 euros.

Con esta iniciativa se podrán realizar obras en las viviendas particulares como cambios de bañeras por platos de ducha, adecuación de puertas para que puedan pasar sillas de rueda o eliminación de barreras arquitectónicas, entre otras.

En este sentido, el regidor ha afirmado que “Estepona no sólo avanza en equipamientos y servicios sino también en la asistencia a quienes más lo necesitan, abundando en el objetivo de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”.

Para solicitar estas ayudas habrá un protocolo de petición que se hará a través de los Servicios Sociales del área de Bienestar Social del Ayuntamiento. El teniente alcalde y responsable del área Sociocultural, Blas Ruzafa, ha explicado que “los técnicos municipales (trabajadores sociales y técnicos de brigadas operativas) serán los que comprueben las necesidades de los ciudadanos que opten a estas ayudas y, posteriormente, desde la delegación de Bienestar Social se les informará sobre la documentación que deben presentar y los requisitos que deben cumplir para acogerse a estas ayudas”.

Para ello, será necesario estar empadronado en el municipio con una antigüedad mínima de cinco años; además de obtener un mínimo de 10 puntos totales del baremo existente. Así, se puntuará a personas que vivan solas o no tengan familiares residentes en el municipio; las deficiencias o barreras arquitectónicas dentro de la vivienda que impidan el uso de la misma, etc.