El Ayuntamiento de Estepona inaugura un parque canino en la zona de La Cala

0
451

El Ayuntamiento de Estepona ha creado un nuevo parque canino, de 1.000 metros cuadrados de superficie, en la avenida Litoral, junto al arroyo La Cala. El concejal adscrito al área de Parques y Jardines, Sergio Rodríguez, ha indicado que el Consistorio ha acondicionado esta parcela municipal, que se ubica junto a la zona de aparcamientos existente en este enclave.
Los trabajos han consistido en el desbroce y limpieza de la parcela, la colocación de un suelo de zahorra y la plantación de nuevos árboles para contar con zonas de sombra. En concreto, se han plantado ficus, palmeras cocoteras y picuanas. Al mismo tiempo, se ha renovado toda la iluminación con nuevas luminarias de led y se ha procedido al cerramiento de la parcela.
El parque canino se ha completado con la colocación de juegos para perros; entre ellos, un tubo, un circuito, un balancín, pasarelas, un ‘pipican’ para que las mascotas puedan realizar sus necesidades y un bebedero. De esta manera, los canes podrán disfrutar al aire libre y sus propietarios tendrán también bancos para descansar mientras sus perros juegan. El recinto contará también con papeleras y expendedoras de bolsas para la recogida de los excrementos.
El edil ha indicado que el Ayuntamiento ha elegido este enclave por encontrarse junto al paseo marítimo y los nuevos tramos de corredor litoral; zonas, por tanto, especialmente transitadas por los dueños de las mascotas.
Hay que recordar que en septiembre de 2014 el Ayuntamiento creó el primer parque canino del municipio, situado en la zona de Las Mesas. Este espacio, que cuenta con una superficie de 2.200 metros cuadrados, dispone de diversos juegos para que las mascotas puedan realizar ejercicio.
En otro orden de cosas, hay que recordar que el Consistorio ha solicitado a la Junta de Andalucía convertir en playa canina una franja costera de 10.000 metros cuadrados situada junto a los ríos El Padrón y El Castor. La creación de este espacio daría respuesta a una demanda social que ha ido creciendo en los últimos años, posibilitando que los usuarios puedan pasar una jornada de playa junto a sus mascotas.