El Escuadrón de Gibraltar de la Royal Navy visita Tánger a bordo del HMS Sabre‏

0
99

El Escuadrón de Gibraltar de la Royal Navy (Royal Navy Gibraltar Squadron, RNGS) recientemente desplegó el HMS Sabre en Tánger para participar en el acto conmemorativo del Día de los Caídos (Remembrance Sunday) y en un ejercicio de adiestramiento conjunto con las fuerzas navales marroquíes.

El Servicio del Día de los Caídos se celebró en la Iglesia de Saint Andrew, comúnmente conocida como la “iglesia inglesa”. Ésta se encuentra en el centro de Tánger y constituye un oasis de calma y vegetación en medio del ajetreo de la ciudad.

Entre las sepulturas cristianas que acoge el camposanto de la iglesia, existe una sección dedicada a las tumbas de los caídos de la Commonwealth durante la guerra, mantenidas todas ellas en excelentes condiciones por la comunidad de expatriados en Tánger.

Se cuentan trece sepulturas, de las cuales doce corresponden a aviadores aliados que perdieron la vida como consecuencia de la campaña del norte de África durante la Segunda Guerra Mundial. La decimotercera tumba es la del Sargento Terence Henning, de la Gibraltar Security Police[1].

Mientras el soldado Sean Yeo, corneta de la banda del Real Regimiento de Gibraltar (Royal Gibraltar Regiment) tocaba las conmovedoras notas de The Last Post, el Jefe de la Policía del Ministerio de Defensa en Gibraltar (Gibraltar Defence Police), el Superintendente Jefe Rob Allen; el Comandante del HMS Sabre, el Teniente de Navío Simon Henderson; y el representante de la Royal Air Force, el Soldado de Primera Blue Garraway, depositaron coronas de flores.

El despliegue anual también ofrece la oportunidad al Escuadrón de Gibraltar de la Royal Navy de llevar a cabo los ejercicios de adiestramiento exteriores obligatorios, a la vez que fomenta el mantenimiento de buenas relaciones con sus homólogos marroquíes. El Teniente de Navío Simon Henderson, que dirigió el ejercicio, declaró: “Tras el fin de semana en conmemoración de los caídos, fue un placer reunirme con el Comandante de la base naval de Tánger, con quien pude discutir varios asuntos marítimos antes de llevar a cabo el ejercicio de adiestramiento marítimo conjunto. El ejercicio en sí mismo fue un enorme éxito y nos dio la oportunidad de llevar a cabo maniobras de formación conjunta y de practicar nuestras tácticas de defensa frente a ataques de embarcaciones rápidas”.