El Gobierno de Gibraltar informa que el marinero filipino falleció por malaria

0
133

Tras la muerte de un marinero filipino ocurrida en la noche del domingo pasado tras la autopsia y recogida de muestras que se enviaron para las pruebas pertinentes a un importante laboratorio del Reino Unido, el Núm. 6 Convent Place ha recibido la comunicación verbal al respecto que certifica que sólo la prueba de malaria ha resultado positiva.
En tanto se recibe la confirmación por escrito, el Gobierno de Gibraltar ha difundido esta información con el fin de disipar las preocupaciones que han sido expresadas por algunos sectores de la comunidad.
El Gobierno de Gibraltar difundió el lunes pasado que no había absolutamente ningún motivo de preocupación tras la muerte del marinero filipino que fue desembarcado en el puerto de Gibraltar procedente de un mercante de bandera griega y posteriormente trasladado al hospital de Saint Bernard.
El marinero llegó del mercante griego que cruzaba el estrecho en la tarde noche del pasado domingo procedente de Costa de Marfíl y fue tratado por los servicios de emergencia con un potencial riesgo de infección, causando la especulación, pero se descartó que padeciese Ébola u otro tipo de enfermedad infecciosa peligrosa.
Trasladado con urgencia
El marinero filipino fue trasladado de urgencia a tierra desde el mercante Capitan Vassilis, de bandera griega, que viajaba a través del Estrecho con destino a un puerto rumano.
El Gobierno de Gibraltar confirmó que como medida de precaución, el incidente fuese tratado como si el marinero padeciese una enfermedad potencialmente infecciosa.
El personal de la Brigada Contra Incendios y Salvamento que tripulaba la ambulancia para trasladar al marinero hasta el hospital fue sometido a las evaluaciones obligatorias de descontaminación, y como medida rutinaria de seguridad fueron puestos bajo la supervisión del personal del Control de Infecciones. Todos los vehículos y equipos pertinentes también fueron descontaminados de acuerdo con los protocolos establecidos.
La muerte del marinero causó cierta preocupación en los medios sociales y de hecho los procedimientos de control de infecciones se pusieron en marcha debido a la especulación sobre la amenaza del Ébola. Sin embargo, el Nº 6 Convent Place hizo hincapié en que los protocolos adoptados fueron de precaución y que no existía absolutamente ningún motivo de preocupación.
El asunto quedó bajo la jurisdicción del juez de instrucción encargado de efectuar una investigación. El puerto de Gibraltar por su parte también inició su propia investigación y el puerto de la próxima escala del buque mercante fue informado de los hechos acaecidos.