El jefe de cirugía de Quirónsalud Málaga y Marbella realiza 250 intervenciones en su última misión humanitaria en Liberia

0
166

El doctor César Ramírez Plaza, jefe del servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo de los Hospitales Quirónsalud Málaga y Marbella, ya está de vuelta de su tercer viaje humanitario en menos de un año. El primero, a Liberia hace nueve meses, y el segundo, a Kenia hace sólo cuatro meses. Esta última misión surgió tras prometerle a una liberiana con un bocio de gran tamaño que volvería para operarla. Dicho y hecho, el doctor volvió a Ganta hace una semana para cumplir su palabra.

Esa mujer fue la que inauguró el quirófano el primer día y, tras ella, 27 personas más de todas las edades en tan sólo una jornada. Y es que, en esta nueva misión auspiciada por Cirujanos en Acción y Bisturí Solidario, el equipo humanitario liderado por el Dr. César Ramírez ha operado, del 28 de enero al 2 de febrero, a 109 pacientes de hernias, 35 tiroidectomías por bocio gigante y 44 niños. En total, más de 250 cirugías en sólo seis días.

Todo ello, gracias a siete grandes profesionales y personas: los anestesistas Sonia Trabanco y Javier Mora; tres cirujanos generales digestivos, los doctores Óscar Cano, Marta Jiménez y César Ramírez; el doctor José Miguel Morán, cirujano pediátrico de los Hospitales Quirónsalud Badajoz y Cáceres, que además ya estuvo con Bisturí Solidario en Kenia; y el enfermero instrumentista Francisco Gómez.

La asistencia sanitaria en Liberia, el sexto país más pobre del mundo, no es gratis ni de calidad. Por ello, el doctor César Ramírez, a través de su fundación Bisturí Solidario, ofrece formación y manos expertas para tratar las patologías tiroideas tan habituales en África por la carestía de yodo. “No lo siento como una opción, sino como una vocación. Esta es para mí la vocación médica. Se trata de tomar conciencia de la necesidad de ayuda que existe, especialmente en países en vías de desarrollo”, defiende.

En esta zona las patologías tiroideas son muy habituales, sin embargo, las tiroidectomías no son una opción. “Extirpar la glándula del tiroides conlleva tomar una medicación diaria de por vida y el acceso a este medicamento en Liberia es muy difícil”, explica el jefe del servicio de cirugía de Quirónsalud, por lo que “se extirpa toda la glándula a excepción de una pequeña parte para evitar la carencia total de las hormonas tiroideas”. No obstante, en esta ocasión, los pacientes tendrán un refuerzo y mejora gracias a la generosidad de personas que son Bisturí Solidario como Pepe Gómez, director y presidente del Grupo Piscis. Él ha sufragado todo el fármaco necesario para 50 pacientes durante un año. Esto equivale a 18.000 comprimidos de hormona tiroidea.

Añadir comentario