El Marbella FC quiere confirmar el domingo, ante el Villanovense, el fortín de su estadio

0
160

El Marbella FC juega este domingo en el Municipal Antonio Lorenzo Cuevas contra el Villanovense en partido correspondiente a la sexta jornada de liga. El técnico Padilla ha destacado en rueda de prensa que “siempre es positivo volver a tu casa donde te sientes fuerte”. “No podemos estar con la calculadora, nos tenemos que quedar con que hemos tenido buenas sensaciones en casa y a partir de ahí crecer”.

El equipo ha completado una buena semana de trabajo y así lo ha destacado el míster “hemos conseguido estabilizar el nivel de los entrenamientos y pase lo que pase el trabajo se garantiza y eso es importante como grupo para seguir creciendo”.

Para recibir al Villanovense, el entrenador blanquillo no podrá contar con Montero y Juanma, mientras que “Añón está entre algodones”, por un golpe que recibió en el partido de la pasada semana. Sí estarán para este partido tanto Rafa Muñoz como Mustafá, que regresan al equipo: “Musta está bien, venía de una semana sin ritmo y ha estado a buen nivel y nos puede dar cosas diferentes”.

Además, ante las bajas ha querido lanzar un mensaje al grupo “los equipos aparecen en momentos difíciles, cuando hay jugadores importantes con molestias y los demás tienen que estar al cien por cien y demostrar que es su momento”.

El rival esta jornada es un Villanovense que llega con urgencias después de no haber ganado aún y solo haber logrado tres empates. Pese a todo, Padilla no se fía: “Eso no quiere decir nada, han demostrado que tienen bastantes variaciones tácticas y eso es algo que le dará riquezas a largo plazo”.

Sin embargo, sí que ha reconocido que “ellos se sienten con la necesidad de puntuar y si nos ponemos delante y llevamos el partido se pueden poner nerviosos”. Además, el técnico ha insistido en que “tenemos que hacer del Lorenzo Cuevas un fortín”.

Por último ha incidido en que “nos enfrentamos a un equipo que defiende bien, que está junto en campo contrario y que nos va a costar romper líneas y más que nunca nos va a requerir tener paciencia.