El martes juzgan a 4 policías locales de Marbella por la muerte de un hombre al reducirlo en la calle en 2006

0
116

**Noticia de agencia.-

La Audiencia de Málaga tiene previsto juzgar desde este martes a cuatro policías locales de Marbella en relación con la muerte de un hombre cuando lo estaban reduciendo en la calle. El fiscal sólo acusa a uno de los agentes por un delito de homicidio por imprudencia, mientras que la acusación particular, que representa a la familia del fallecido, acusa a los cuatro y por más delitos.

Los hechos sucedieron en febrero de 2006. Según el fiscal, dos agentes fueron avisados de que una persona iba con el torso desnudo y un pantalón de pijama caminando por una calle de la localidad en estado de agitación y cuando los policías se acercaron para identificarlo, el hombre, “lejos de atender los requerimientos”, comenzó a moverse y hacer aspavientos con los brazos”.

Ante dicha actitud “hostil”, señala la acusación pública en su escrito, al que tuvo acceso Europa Press, los policías locales “tuvieron que emplear la fuerza necesaria, golpeándole con sus defensas en la zona del torso y abdomen para reducirle”, para, finalmente, con la ayuda de dos ciudadanos, lograr tumbar a la víctima en el suelo, donde “seguía forcejeando”.

Dada la “gran envergadura” y el peso del hombre, llegaron de refuerzo otros dos agentes, entre ellos el acusado por la Fiscalía, para el que pide dos años de cárcel e inhabilitación para ejercer de policía local, el cual se puso de rodillas sobre la parte superior de la espalda, “presionando fuertemente al detenido”, al tiempo que le agarraba la cabeza hacia atrás “dificultando y taponando la entrada de aire en la boca y nariz”.

La acusación pública sostiene que aunque la actuación de este acusado “por sí misma no fue la causa que desencadenó la muerte del detenido, sí que fue un elemento para provocarla, excediéndose dicho agente en el empleo de la fuerza mínima imprescindible y necesaria, teniendo en cuenta que el hombre ya se encontraba prácticamente inmovilizado antes de su intervención”.

El ministerio fiscal indica que según los forenses la causa de la muerte fue un “delirium agitado” debido al consumo excesivo de cocaína y alcohol tanto habitual como en las horas previas al fallecimiento, diagnóstico que también se recoge en otro informe médico, que concluye que los golpes no produjeron lesiones de órganos vitales.

Por esto, el fiscal precisa en su escrito que de las actuaciones se desprende que las lesiones que realizaron los otros tres agentes fueron ocasionadas “empleando la fuerza indispensable para inmovilizar al detenido, teniendo en cuenta su peso y estado de excitación”, mientras que el cuarto policía, al que acusa, sí se “excedió” en su actuación.

OTROS RESPONSABLES

Por contra, la acusación particular, que pide distintas penas de prisión para cada uno de los cuatro agentes, señala en su escrito que los policías utilizaron las defensas contra la víctima “golpeándole en varias ocasiones” y de forma reiterada, incluso cuando ya estaba inmovilizado, lo que fue una actuación “innecesaria y desproporcionada”.

Esta parte niega en sus conclusiones provisionales, a las que ha tenido acceso Europa Press, que el hombre actuara de forma violenta, “sólo opuso resistencia” al no saber por qué estaba esposado y tumbado en el suelo boca abajo. Además, señala que uno de los agentes llegó a decir “písale más fuerte”, contestando otro: “éste ya no se mueve”.

Aunque se indica que fue un policía –el mismo que acusa la Fiscalía– el que provocó a la víctima la falta de aire, la acusación particular sostiene que “ninguno de los tres agentes recriminó” nada a dicho compañero ni auxiliaron al hombre, sino que “todos participan de la acción con una conducta claramente omisiva”. Los testigos, dice, incluso advirtieron de que lo iba a asfixiar.

Además, se añade que durante el tiempo que esperaban a la ambulancia, “no se hace por parte de los acusados ninguna maniobra de reanimación”, por lo que los servicios sanitarios ya se encontraron a la víctima en parada cardiaca”. Aunque en ese momento los médicos sí hicieron intentos por salvarle la vida, el hombre ya había fallecido, según este escrito.

Dos médicos forenses que realizaron una segunda autopsia concluyeron, dice la acusación particular, que la muerte se produjo por asfixia por sofocación, ante la obstrucción de la entrada de aire, debido a la presión ejercida; y rechazan que la causa fuera el abuso de drogas o una patología orgánica.

Esta parte acusa a un agente por homicidio por imprudencia grave y al resto por el mismo delito pero por omisión y a dos de ellos por lesiones por imprudencia. A todos, les acusa por el delito de omisión del deber de socorro. Solicita tres años de prisión para un agente, un año y medio para dos de ellos y un año de cárcel para el cuarto; además de multa e inhabilitación para el cargo de policía local.

En cuanto a la indemnización, insta a que paguen a los familiares de la víctima la cantidad de 300.000 euros; mientras que la Fiscalía pide 200.000 euros. Ambas partes consideran al Ayuntamiento de Marbella como responsable civil subsidiario.