El PP asegura que “Marbella sufre una involución democrática para acallarnos”

0
75

El concejal del Grupo Municipal Popular y parlamentario andaluz, Félix Romero, ha asegurado hoy que el equipo de gobierno está ejerciendo una involución democrática para acallar al PP, que ganó las elecciones y que representa a la mitad de la ciudadanía y ha anunciado que su partido va a poner en marcha una estrategia jurídica para devolver el estado de derecho a la ciudad.

Romero ha enumerado los “atropellos” continuados que desde el Ejecutivo local se dirigen al partido mayoritario de la corporación municipal y ha destacado la vulneración del obligado respeto a la proporcionalidad en la representación en los órganos de gobierno para, ha dicho, “alterar la realidad de las urnas”.

En este sentido ha explicado que cuando gobernaba el PP y aunque tenía mayoría absoluta, los miembros de la oposición tenían cinco representantes tanto en las oales como en las sociedades municipales, frente a los seis del Partido Popular. En la actualidad, el PP tiene un representante frente a los cinco del gobierno municipal, ya que cada grupo tiene uno y el PSOE dos con la presidencia.

El mismo “abuso” se produce en los plenos, a los que el PP solo puede llevar dos mociones, las mismas que cada uno de los demás partidos de los que conforman la corporación municipal, con independencia de los concejales que tenga cada cual, y las limitaciones en el tiempo, donde tampoco se respeta la proporcionalidad.

“A esto se le llama jugar con las cartas marcadas, ha asegurado el edil, quien se ha referido también a la convocatoria que hizo el equipo de gobierno de un pleno extraordinario con dos horas de antelación y sin aportar documentación alguna, en un claro ejemplo de falta de respeto y de talante democrático sin precedente en las últimas dos legislaturas.

También ha calificado de “muy grave” el hecho de que impidan la asistencia del PP en las juntas de gobierno y acepten la de miembros de Costa del Sol Si puede, lo que, en su opinión, “supone una decisión absolutamente discrecional y arbitraria que vamos a recurrir”.

Este gobierno que presume de participación, transparencia y democracia, dice una cosa y hace exactamente la contraria, ha subrayado Romero, quien ha insistido en la puesta en marcha de una estrategia jurídica, que pasa por la interposición de cuantas acciones se estimen oportunas para que permitan ejercer al PP “nuestro derecho y nuestra obligación de control y fiscalización que nos corresponde como oposición”.