El restaurante REI de Finca Cortesin inaugura el otoño con un novedoso Sashimi de salmonete con toques andaluces

0
281
.

Siguiendo la senda marcada por su antecesor Kabuki, y con el reconocido chef Luis Olarra siempre al frente de los fogones, el restaurante REI de Finca Cortesin Hotel, Golf & Spa ha estrenado su carta de otoño con uno de los pescados de temporada más preciados, el salmonete. Con toques andaluces, el Sashimi de salmonete marida el adobo gaditano con los sabores y las tradicionales técnicas japonesas, lo que eleva y diferencia a esta creación. El salmonete es un pescado delicado y semigraso y en esta preparación se potencia su sutil sabor perfumado.

“Esta es una de las esencias de REI: unir de manera equilibrada ingredientes y aromas mediterráneos y de otras culturas culinarias con nuestra cocina netamente japonesa. Este Sashimi de salmonete, que también pone en valor el producto nacional, es buen ejemplo de ello”, explica Luis Olarra.

La nueva creación del chef vasco y su equipo para esta temporada de otoño se presenta soasado sobre brotes ecológicos, acompañado de una salsa ligeramente ahumada a base de un caldo de su propia espina, sake, mirin, adobo gaditano (con sus clásicos ingredientes) y con su hígado marinado, confitado a baja temperatura. El plato queda culminado con un sutil toque de picante que le aporta el shichimi togarashi, un condimento japonés que consiste en la mezcla de siete especias.

Producto de temporada

La temporada del salmonete se da principalmente de octubre a diciembre. Este delicioso pescado, que se alimenta de pequeños crustáceos, responde de manera brillante a las técnicas de la cocina nipona, que eleva el producto.

Se trata de una especie de tamaño pequeño y su característico tono rojizo hace su aparición cuando se le limpia de escamas nada más capturarlo. El salmonete habita en algunas áreas del océano Atlántico y en los mares Mediterráneo y Negro.

Esta nueva receta de Olarra completa durante la temporada de otoño una carta en la que seguimos encontrando sus exitosos y clásicos platos, como el Tartar de ventresca de atún rojo de almadraba con wasabi, jengibre, pimentón de la Vera, arroz suflado, cebolleta y sisho; sus Tempuras de gamba roja, carabinero o langostinos y verduras; o la Carrillada de angus a baja temperatura con teriyaki y puré de patata trufada, entre otros.