El sindicato Unite y el Foro por la Memoria organizan una exposición sobre Gibraltar y la Guerra Civil española‏

0
107

La Galería Gustavo Bacarisas de Gibraltar, ubicada en la Explanada, ha acogido esta mañana la inauguración de una exposición que recorre la historia del Peñón y la comarca del Campo durante la Guerra Civil española, un acto que contó con la asistencia del Ministro Principal, Fabián Picardo. La muestra, organizada por el sindicato Unite y el Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar, podrá ser visitada por el público a partir de mañana y hasta el día 26, en horario de 10.00 a 19.00h.

La exposición, cuya apertura dejó algunas imágenes emotivas de personas que se reencontraron con episodios duros de su pasado, ofrece al visitante una primera sala con veinte paneles informativos sobre el papel de Gibraltar durante la Guerra Civil, de cuyo inicio se cumplen ochenta años en 2016. Michael Netto, Alfred Sacramento y Alfred Olivero, miembros ya retirados del sindicato Unite, son los artífices de esta parte de la exhibición.

“Se avecinaba el 80 aniversario de la Guerra Civil española y pensamos que era un tema que, a pesar de su importancia, no había sido muy abordado en Gibraltar. Tampoco el papel del Peñón en el conflicto aunque hay varios historiadores británicos y españoles que sí lo han tocado. Entendimos que era necesario organizar algo así para conocimiento de la población y en reconocimiento a esos gibraltareños que lucharon por la democracia en España, murieron en el frente de Málaga, fueron fusilados en Málaga y Algeciras o habían estado en las brigadas internacionales”, expone Netto, que agrega que el interés generado en el Peñón ha sido tal que el salón de actos del John Mackintosh Hall, donde esta tarde tendrá lugar un simposio sobre el mismo tema, se ha quedado pequeño. “Quizás podríamos organizar con el Foro por la Memoria algo más adelante en La Línea dado el buen recibimiento que está teniendo este trabajo conjunto”, apostilla.

Los paneles instalados por Unite cubren desde la figura del general fascista Queipo de Llano, el militar español que más arengas lanzaba contra Gibraltar, hasta la del sindicalista gibraltareño Agustín E. Huart, “un hombre que se volcó con los refugiados y se enfrentó a la aristocracia del Peñón. En la exposición también puede verse una placa hecha con monedas de plata de la época fundidas por los refugiados para dar las gracias al pueblo gibraltareño por su apoyo a la República y, en el otro extremo, unas copas de los torneos de polo y las cacerías en las que participaban aristócratas de ambos lados de la frontera con el beneplácito de Franco. Es decir, que en Gibraltar también hubo polarización durante el conflicto”, manifiesta Netto.

La segunda sala de la muestra acoge la exposición itinerante Civilización y Barbarie, del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar, que en diez paneles recoge el papel de los siete municipios de la comarca durante la República, Guerra Civil y posguerra, y otros temas como el valor estratégico de la zona, los prisioneros –más de 30.000-, la guerrilla antifranquista y el Peñón como lugar de refugio y centro de espionaje, todos ellos coordinados por el historiador José Manuel Algarbani.

Andrés Rebolledo es el presidente del Foro por la Memoria, cuya aportación a esta exhibición incluye además la proyección del documental La noche más larga. Dirigido por Juan Miguel León Moriche, contiene entrevistas a supervivientes de la represión, hijos de represaliados, historiadores e investigadores. “Las dos partes de la exposición, la del sindicato Unite y la nuestra, se complementan muy bien porque hablan de lo que pasó a uno y otro lado de la frontera durante un mismo periodo de tiempo”, dice Rebolledo.

Civilización y Barbarie arrancó en 2012, coincidiendo con el desarrollo de un proyecto de investigación histórica financiado por el Ministerio de Presidencia en la última legislatura socialista. Desde entonces ha pasado por casi todos los institutos de Secundaria del Campo y otros municipios de Cádiz junto al documental.

Durante el breve acto de inauguración, Fabián Picardo elogió la labor realizada por el sindicato Unite y, especialmente, por Netto, Olivero y Sacramento, e hizo hincapié en el destacado papel que jugó el Peñón durante la Guerra Civil como tabla de salvación de muchos españoles. Para el Ministro Principal esta exhibición tiene además valor sentimental, pues su abuela fue la encargada de confeccionar la bandera del José Luis Díez, el destructor republicano que se refugió en el Peñón tras ser dañado por la Armada franquista en 1938. El escudo republicano en la bandera lo dibujó el abuelo del Ministro Principal. Esta bandera también está expuesta y Picardo tuvo la oportunidad de fotografiarse junto a ella, lo que le llenó de emoción.