En la última década han disminuido en la provincia de Málaga las enfermedades asociadas a la diabetes tipo 2

0
307

Considerada una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), si no se controla adecuadamente la diabetes puede producir complicaciones asociadas muy graves. Enfermedades cardiovasculares, trastornos renales o retinopatía diabética con pérdida de visión son algunas de las patologías que hacen más dependientes a las personas que las padecen. “Pero en la última década en Málaga, así como en toda la Comunidad Andaluza, se ha avanzado de forma muy importante en el control de los pacientes con diabetes y hemos conseguido disminuir notablemente estas comorbilidades asociadas a la diabetes tipo 2, la más prevalente”, afirma el doctor Francisco Tinahones, director de la Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Virgen de la Victoria (Málaga) y coordinador de las IX Jornadas provinciales en diabetes tipo 2.

Unas Jornadas que vuelven a reunir a especialistas malagueños en Endocrinología, Atención Primaria y Medicina Interna para analizar el presente y el futuro del manejo de la enfermedad en la provincia y conseguir frenar el avance de este trastorno metabólico.

Y tras casi una década se van viendo los frutos. Así lo señala el doctor Diego Fernández, miembro de Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Virgen de la Victoria y jefe del servicio de Endocrinología del Hospital Vithas Xanit Internacional, “estamos consiguiendo un mayor nivel de concienciación en la población malagueña entorno a la diabetes y cada vez disponemos de más recursos, por lo que los pacientes están mejor tratados”. Asimismo, considera que “la formación continuada y buscar puntos de encuentro y cooperativos, como lo son estas Jornadas, entre la atención primaria y la atención especializada es fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes”.

En concreto, indica el doctor Tinahones, “en la provincia de Málaga disponemos de las últimas novedades terapéuticas para su tratamiento y en los dos grandes hospitales de Málaga hay hospital de día para pacientes con diabetes. Esta nueva modalidad de atención asistencial, entre otras ventajas, evita ingresos, en casos como los de pacientes con debut de diabetes, o permite un seguimiento y control más exhaustivo en quienes padecen diabetes de forma inestable y tienen un mal control metabólico.

Silenciosa, pero muy peligrosa
Sólo en nuestro país, en torno al 14% de la población padece diabetes, situándose en Andalucía por encima de la media estatal con un 15,3%, alrededor de 800.000 andaluces1. De ellos, entre el 90-95% tiene diabetes tipo 21. Pero ésta, la tipo 2, puede pasar desapercibida lo que hace que, casi un 40% de malagueños estén aún sin diagnosticar. Por eso, se hace especial hincapié en la necesidad de que la población conozca y aprenda sobre esta patología.

Además, en los últimos años la incidencia de esta patología no deja de crecer, como advierte el doctor Tinahones. En concreto, la diabetes está considerada como una de las principales causas de muerte en España debido al importante riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular. De hecho, las personas con diabetes tienen hasta tres veces más riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular que las personas sin diabetes2. Al respecto, el doctor aclara que “la diabetes tipo 2 es en sí misma un factor de riesgo cardiovascular. La hiperglucemia y la insulinoresistencia propias de la diabetes aceleran o intensifican la arteriosclerosis propia del envejecimiento, con las consiguientes complicaciones cardiovasculares”.

Otro de los riesgos que conlleva la convivencia diaria con esta patología son las hipoglucemias. En este sentido, el doctor Diego Fernández, recuerda que “a día de hoy, aún son muchos los que sufren estos episodios, ya que la mayoría de las hipoglucemias son asintomáticas, y los que sí son conscientes de haber sufrido una hipoglucemia no se lo comunican a su médico en muchas ocasiones”.

En este sentido, este experto pone de relieve los avances en la tecnología. “Los nuevos sistemas de monitorización continua de glucosa ayudan a un mejor control del azúcar en sangre y a evitar las subidas y bajadas de azúcar. Además, los fármacos modernos permiten controlar los niveles de glucosa permitiendo un descenso drástico en la frecuencia de hipoglucemias”.

Las hipoglucemias se producen cuando los pacientes que se inyectan insulina o se tratan con otros hipoglucemiantes no compensan la reducción en los niveles de glucosa con la ingesta de suficientes hidratos de carbono.

Optimismo ante las innovaciones terapéuticas
En palabras de ambos profesionales, junto a la dieta y el ejercicio, el tratamiento es el otro pilar básico. Es importante buscar alternativas de tratamiento adaptadas a la vida de cada paciente de forma que se alcance un control metabólico y glucémico eficaz que mejore su calidad de vida. En este sentido, aseguran que “el arsenal terapéutico para tratar la diabetes ha crecido notablemente y, especialmente para las personas con diabetes de tipo 2, disponemos de muy buenas opciones que ayudan a limitar los problemas para un adecuado control de la glucemia”.

Es el caso de la utilización de análogos de GLP-1 y los inhibidores de SLGT2 que puede tener efectos beneficiosos desde las fases más precoces de la enfermedad hasta las más avanzadas. El doctor Tinahones aclara que “estos grupos terapéuticos de fármacos son muy valiosos tanto para diabetólogos como para endocrinos, ya que permiten reducir la glucemia sin inducir hipoglucemias, las cuales aumentan el riesgo de problemas cardiovasculares y diversas complicaciones. Y, además, inducen pérdida de peso. Todo esto, junto a una reducción de la presión arterial, neutraliza en gran medida los efectos adversos cardiovasculares que produce la diabetes y mejora de forma notoria la calidad de vida del paciente con diabetes tipo 2”.