Enfermedades frecuentes en las personas adultas

0
10024
.

A lo largo de la vida adulta, se está expuesto a todo tipo de problemas de salud. Si bien ancianos y niños, son grupos de mayor sensibilidad a ciertas condiciones y padecimientos, los adultos no están exentos de enfermarse. Por ello, se puede hablar de un grupo de enfermedades frecuentes en las personas adultas.

Destacan, así aquellas de naturaleza cardiovascular, en las cuales el estilo de vida es un factor clave. En este sentido, conviene contar con elementos como un tensiómetro fiable en casa. En cuyo caso, pueden surgir dudas como ¿son buenos los tensiómetros de la marca Omron?¿son buenos los tensiometros de la marca Omron? Es preciso, entonces asegurarse de leer detenidamente la información del link.

Por su parte, las enfermedades infecciosas, respiratorias y emocionales se encuentran entre las afecciones frecuentes en las personas adultas. Al igual que las cardiovasculares, pueden desencadenarse por el ritmo de vida actual. Aunque muchas veces puede deberse a causas marcadamente genéticas. Asimismo, se pueden evidenciar algunas dolencias relacionadas con el entorno y sus condiciones.

En cualquier caso, la mayoría de estas, cuenta con tratamiento médico capaz de ofrecer los cuidados necesarios. Sin embargo, conviene conocer cuáles son estas enfermedades, así como sus causas. Esto a fin, de tomar las medidas necesarias para evitar convertirse en parte de las estadísticas.

Enfermedades infecciosas

Este tipo de enfermedades son ocasionadas por organismos, como bacterias, virus, hongos y parásitos. Su transmisión puede deberse a mordeduras o picaduras de animales, o bien por la ingesta de agua o alimentos contaminados. El contagio también se puede dar por medio del contacto de una persona a otra.

Por ello, es preciso tomar las precauciones necesarias en cada caso. Así, en cuanto al contacto personal, este debe evitarse en ciertas circunstancias, a fin de prevenir contagios como el señalado en el siguiente enlace https://ladillas.net/. . Por su parte, la higiene y la erradicación de mosquitos y otras plagas también deben atenderse apropiadamente.

Los síntomas de las enfermedades infecciosas varían notablemente según el tipo de organismo que cause la afección. No obstante, entre los más comunes se encuentran fiebre, dolores de cabeza y musculares y fatiga.

Asma

El asma es una condición caracterizada por la aparición de episodios de dificultad respiratoria. Se trata así de la inflamación de los bronquios como reacción a determinados estímulos. Generalmente alérgenos como polen, ácaros de polvo, humo, aire frío, ciertos alimentos o aditivos alimenticios.

Se trata de una de las enfermedades respiratorias más comunes. Puede presentarse en diferentes grados. En sus escalas más bajas tiene pocas implicaciones, pero en casos crónicos puede ser mortal.

Si bien, las causas del asma no se han determinado, y esta no tiene cura, millones de personas viven una vida normal pese a la enfermedad. Muchos de ellos adultos que, han convivido con el asma desde la infancia.

Diabetes tipo II

Esta es una de las enfermedades con mayor número de afectados a nivel mundial. Los casos adultos suelen presentarse después de los 40 años. Sin embargo, los hábitos alimenticios, así como la falta de ejercicio físico han disminuido la barrera de la edad. En consecuencia, cada vez se registran más casos de adultos jóvenes con diabetes.

Al igual que otros tipo de diabetes, la diabetes tipo II, es un trastorno de regulación de la glucosa en el organismo. Esta puede tratarse por medio de la aplicación de inyecciones de insulina, a fin de normalizar la concentración de azúcar en sangre. Adicionalmente, conviene atender aspectos como la obesidad como parte de un tratamiento integral.

Dado que se trata de una enfermedad sistémica, la falta de medicación y cuidados puede derivar en problemas cardiovasculares, renales y visuales. También puede causar daños a nivel del sistema nervioso y a nivel hormonal.

Enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares son el conjunto de afecciones que afectan corazón y vasos sanguíneos. Entre ellas, la que más personas adultas aqueja, suele ser la hipertensión arterial.

En general, su causa se origina en la ingesta excesiva de alimentos dañinos, el sedentarismo y el tabaquismo. Esto desencadena factores como obesidad y altos niveles de colesterol y triglicéridos, cuya presencia prolongada ocasiona graves daños al sistema cardiovascular

En este sentido, la hipertensión, la angina de pecho y el infarto de miocardio, por mencionar algunas, son una de las principales causas de muerte en el mundo. Pues, en muchos casos, las enfermedades cardiovasculares son asintomáticas. Por tal razón, se les conoce como asesinas silenciosas.

Estrés

Las causas del estrés son diversas y muy variadas, destacan entre ellas los problemas financieros y la sobrecarga laboral. No sólo afecta a la salud emocional y psíquica, también tiene complejas consecuencias físicas. Es por ello que, organizaciones en el ámbito de la salud, le han reconocido como una enfermedad que aqueja a millones de adultos en el mundo.

Así, algunos de los síntomas físicos más comunes son dolor de cabeza, fatiga, falta de deseo sexual, insomnio o dolor en el pecho, entre otros. Al margen de los tratamientos farmacológicos, algunas medidas para controlar el estrés abarcan el ejercicio físico, prácticas de relajación como la meditación y los pasatiempos.

También se sugiere fomentar las buenas relaciones interpersonales y el sentido del humor. Ante síntomas de mayor intensidad o persistentes, lo mejor es acudir a un médico, a fin de recibir la ayuda correspondiente.