Fabian Picardo habla sobre la soberanía del Peñón, el referéndum sobre la permanencia en la UE y la cooperación con el Campo de Gibraltar en la BBC‏

0
99

Durante mucho tiempo, Gibraltar ha sido un activo militar importante para el Reino Unido. Durante la Segunda Guerra Mundial, los aliados usaron Gibraltar, donde construyeron un aeropuerto en el emplazamiento donde nos encontramos hoy para entrar en el norte de África, y de esa manera, poner la balanza en contra de las fuerzas nazis.

Hoy en día, Gran Bretaña sigue teniendo una pequeña presencia militar en Gibraltar con su base naval y su icónico aeropuerto, que puede usar en cualquier momento sin preaviso, lo que sitúa a las fuerzas británicas a 1.000 millas de una de las principales zonas de conflicto.

Dejando de lado esta inversión en la defensa de Gibraltar y en la Base de Apoyo Avanzada (Forward Mounting Base) británica en la orilla del Mediterráneo, Gibraltar es completamente autosuficiente y estos edificios detrás de mí albergan el Gibraltar moderno, que goza de un vanguardista sector del juego online, y una industria de seguros que son la envidia del resto de la Unión Europea, cuyo mercado único es esencial para nuestro éxito.

Mientras que España combate niveles récord de desempleo, Gibraltar representa un cuarto de los puestos de trabajo permanentes que existen en esta parte de Andalucía.

Las ventajas de un Gibraltar británico en Europa se reconocen en todo el mundo, y así, nuestros abogados y economistas están estudiando estrategias para poder mantener estas ventajas incluso en el caso poco probable de que el Reino Unido deje de formar parte de la Unión Europea.

Cada mañana, 10.000 personas cruzan esta frontera, desde España, desde la región aledaña, para trabajar en Gibraltar, lo que guarda similitudes con las personas que se bajan en la estación de Liverpool Street para ir a trabajar en la city de Londres.

Los gibraltareños y los españoles residentes de la zona vecina siempre se han llevado perfectamente bien. Hacemos negocios juntos, nos enamoramos, nos casamos, nuestras familias están interconectadas. La confrontación entre Gibraltar y España emana únicamente de la reivindicación medieval de la soberanía de los políticos en Madrid. Si fuera por nosotros, invertiríamos todo el tiempo que actualmente se dedica a discutir sobre la soberanía de Gibraltar en la cooperación para reforzar la economía de la región y la prosperidad de todos.

***

Jo Coburn: Picardo está hoy con nosotros, bienvenido a Daily Politics.

Gibraltar es la única colonia que queda en Europa, es minúscula, está ubicada en el extremo de la Europa continental, lindando con España. ¿Por qué no deberíamos, por lo menos, discutir su soberanía?

F.P.: Bueno, no lo llamamos una colonia, puesto que el Reino Unido lo denomina un Territorio Británico de Ultramar. Sólo España y la Organización de Naciones Unidas lo llaman «colonia». Pero por supuesto, la cuestión principal es el principio de consentimiento. ¿Por qué debería ser relevante algo ajeno a la voluntad del pueblo gibraltareño para cualquier decisión sobre el futuro político de Gibraltar? El Reino Unido fue a la guerra para defender el derecho de sus gentes a decidir sobre su futuro político y sigue manteniendo [su soberanía sobre] el territorio porque el pueblo gibraltareño desea seguir siendo británico. Esta cuestión debe anteponerse a todo lo demás.

J. C.: Pero es extremadamente poco probable que España invada el territorio británico de Gibraltar, por lo que ¿no serían todas estas peleas sobre la soberanía una mera distracción, cuando hay temas mucho más importantes?

F.P.: Totalmente. No podría estar más de acuerdo.

J. C.: ¿Pero usted es partícipe?

F.P.: No, por supuesto que no. Nosotros no disputamos la soberanía de nadie, de hecho lo único que queremos es mantener el statu quo que tiene más de 310 años. Yo me he criado en Gibraltar, no es que acabe de llegar para pedir ser británico. El problema es que España sigue cuestionando la soberanía de Gibraltar. Las fronteras trazadas tras la Segunda Guerra Mundial se consideran incuestionables en toda Europa, de otro modo, surgen el tipo de problemas que vimos en Bosnia, etc., algo que no es el tipo de problema al que nos enfrentamos aquí.

J. C.: No.

F.P.: ¿No podemos considerar simplemente que esta frontera se trazó hace 310 años, que se aceptó tras la Segunda Guerra Mundial y asumirlo, dedicar nuestro tiempo trabajando para lograr la prosperidad en la región, para las gentes de ambos lados de la frontera?

J. C.: ¿Las tensiones van en aumento?

F.P.: No, no ahora. Hace tres años las tensiones se intensificaron con el inicio del Gobierno del Partido Popular en España. Ahora que existe un limbo político en España…

J. C.: …está tranquilo.

F.P.: …está más tranquilo y esperamos que siga siendo así.

J. C.: ¿Qué implicaría la salida del Reino Unido de la Unión Europea para Gibraltar?

F.P.: Eso dependería del estatus que el Reino Unido adquiriera en la Unión Europea tras la salida, porque, por supuesto, hay diferentes posibilidades, todas las cuales no pueden valorarse actualmente. No obstante, si siguiéramos teniendo acceso al mercado único, no sería terrible para Gibraltar, puesto que el mercado único y la libre circulación de personas nos benefician claramente. Mientras se mantengan ambas, podríamos encontrar la manera de mantener la prosperidad en la región. Pero Gibraltar está totalmente a favor de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea.

J. C.: ¿Totalmente de acuerdo?

F.P.: Totalmente. Por supuesto, yo represento al 68 % de los gibraltareños, según los resultados de las últimas elecciones, pero creo que sabría que todos los partidos políticos en Gibraltar comparten la visión de que el futuro de Gibraltar está en un Reino Unido en el seno de la Unión Europea.

J. C.: ¿Y podrán votar?

F.P.: Y podremos votar. El Primer Ministro y el Ministro para Europa, se mostraron muy interesados en obtener ese compromiso. Y lo han cumplido. Acabamos de aprobar… hoy mismo obtuvimos la autorización real para la Ley para el Referéndum sobre la [permanencia en la] Unión Europea.

J. C.: De acuerdo. ¿Podría Gibraltar llegar a un acuerdo para permanecer en la Unión Europea si el resto de Gran Bretaña optara por la salida?

F.P.: Creo que eso sería difícil. No obstante, Gibraltar podría llegar a un acuerdo para mantener algunas de las partes de las normativas europeas que puede que al Reino Unido no le gusten. Por lo tanto, eso podría ser un híbrido de lo que no me atrevo a llamar «pertenencia », pero sí un estatus híbrido para Gibraltar en el seno del mercado único. Pero esas son cuestiones en las que no deberíamos centrarnos en este momento. Deberíamos concentrar nuestros esfuerzos en asegurar que la buena labor del Primer Ministro —no sé si [Iain Dale] estaría de acuerdo con esa descripción, por lo que hemos oído hace unos momentos—, en lograr en Europa más competitividad y una mayor transparencia. Es lo que reconocen los británicos en el Reino Unido y los británicos en Gibraltar para su voto positivo en el referéndum sobre la UE.

J. C.: No parece que se hayan preparado para la posibilidad de un Brexit.

F.P.: Bueno, prepararse para un posible Brexit, es decir, entender las partes de nuestra economía que deberían reposicionarse, no es algo que se pueda hacer de forma razonable en esta etapa, porque la renegociación del Reino Unido si fuera a haber una salida, su renegociación ante una salida, está en este momento por ver. ¿De qué estaríamos hablando?

J. C.: (a Iain Dale): ¿Le sorprende escuchar las declaraciones de Fabián Picardo sobre lo que la gente votaría en Gibraltar en el referéndum sobre la UE?

Iain Dale: No, y al final, creo que todo esto nos lleva a la autodeterminación. Si crees en la autodeterminación, no cuestionarías el estatus de Gibraltar. Pero, por supuesto, España tiene una trayectoria bastante irregular en lo relativo a la autodeterminación, por lo que sabemos de Cataluña.

J. C.: Jeremy Corbyn ha sugerido que un acuerdo de soberanía compartida sería lo mejor para las Islas Malvinas, ¿le preocupa que la posición del Partido Laborista en Gibraltar pudiera cambiar en un futuro próximo?

F.P.: Bueno. La opinión de Corbyn no se expresó en relación a Gibraltar…

J. C.: No.

F.P.: La posición en Gibraltar está muy clara. De hecho, fue el Partido Laborista el que dijo que no sólo no negociarían el futuro de Gibraltar sin el consentimiento de su pueblo, sino que ni siquiera empezarían un proceso de negociación…

Iain Dale: ¡Pero si Tony Blair quiso entregar Gibraltar en 2007!

F.P.: ¡Después de eso!

J. C.: Sí.

F.P.: Después de eso, después de que le diéramos un puñetazo en la nariz a Tony Blair, en sentido figurado, con nuestro referéndum sobre la soberanía compartida, cambiaron de opinión, y no he visto nada que sugiera…

J. C.: Entonces, desde su punto de vista, no ve nada en Jeremy Corbyn, en el Partido Laborista, que pudiera cambiar eso.

F.P.: En absoluto. El señor Corbyn ha hablado de las Islas Malvinas de una manera que no creo que sea apropiada, puesto que también defiendo el derecho a la autodeterminación del pueblo malvinense, pero me reuniré mañana con su delegado para Asuntos Europeos y estoy seguro de que su posición…

J. C.: ¿Para hablar sobre el tema o quiere que se lo asegure?

F.P.: No, solo para confirmar que la posición del Partido Laborista es la que ha venido siendo o la que ha sido reivindicada por su delegado en cuestiones de Asuntos Exteriores en numerosas ocasiones, en relación a Gibraltar. Y estoy bastante seguro de que es el caso.

J. C.: Fabián Picardo, muchas gracias.

F.P.: Muchas gracias.

Audio de la intervención en: https://audioboom.com/boos/4136637-chief-minister-fabian-picardo-on-bbc-daily-politics-audio