Un gol de Faucho da tres puntos de oro a la UD San Pedro

0
202

No ha sido un partido fácil, pero la U.D. San Pedro ha conseguido llevarse los tres puntos gracias a un tanto de cabeza de Faucho en un saque de esquina en el 71’. El lateral derecho entraba al segundo palo para rematar sin piedad el córner botado por Álvaro Olmo y conseguir hacer el gol que a la postre daría la victoria a la U.D. San Pedro.

Tras una primera parte en la que el juego y las ocasiones se dividieron por igual, en la segunda mitad los sampedreños fueron los que salieron a por los tres puntos aunque las ocasiones llegaban en las dos áreas en un partido en el que por momentos parecía que podía pasar de todo.

La U.D. San Pedro fue la primera en acercarse a puerta rival con un disparo de Dani Cintrano en el minuto 5 que se marchó fuera, pero tan sólo dos minutos después el Torremolinos probaba a Jesús con un disparo desde la frontal que atajó el guardameta sin más problemas.

En el 23’ eran de nuevo los visitantes los que acecharon la portería rojinegra, un centro desde la derecha que Ballesteros mandó alta. En la media hora de juego era el nueve sampedreño, al que hoy se le ha negado el gol, el que volvía a tenerla aunque sin fortuna.

Los dos equipos llegaban a las áreas aunque faltó un peligro real que sí que se produciría en la segunda parte en la que los dos equipos contaron con buenas ocasiones para anotar aunque la falta de acierto de los sampedreños y el buen trabajo de Jesús harían que en el encuentro sólo se marcase un gol.

La segunda parte comenzó con una contra de Cintrano y de la ocasión del San Pedro a una del Torremolinos, tras varios rechaces lograba rematar Tejada pero el balón se marcharía a córner. Una acción a balón parado que también dejó peligro en la portería sampedreña con un disparo de cabeza de la ofensiva visitante que se marcharía por encima del larguero.

En el 50’ ya avisaría Faucho de cabeza en un córner aunque no le salió al defensor que la mandó fuera. En el 55’ llegó la más clara del Torremolinos, ya prácticamente celebraba el gol Ballesteros cuando Jesús apareció de forma estelar para terminar haciéndose con el balón antes de que cruzase la línea de gol.

En el 64’ se iba a producir el segundo cambio rojinegro, antes Antonio había sido sustituido por Wyatt, salía Bonilla y entraba Javi Anaya, un cambio que iba a ser decisivo y que iba a dar la posesión a la U.D. San Pedro. Anaya cambió el ritmo del San Pedro y permitió a los rojinegros hacerse con el centro del campo y crear peligro.

Las ocasiones empezaron a llegar, para los rojinegros, primero fue un centro de Joselito desde la izquierda que logra despejar Ávila, el balón caía a Álvaro Olmo dentro del área que la enganchó a la primera aunque sin encontrar puerta. Los cinco minutos previos al gol la U.D. San Pedro y Dani Cintrano lo rondaron en tres ocasiones, una escapada del delantero a la que ponía fin la defensa torremolinense en el 66’, un larguero también del nueve en el 68’ y un minuto después un cabezazo hacían prever que el gol estaba cerca.

Al final fue en un córner, en los que los sampedreños cuentan con un alto porcentaje de acierto, como llegaría el gol. Faucho entraba con todo en el segundo palo para hacer el tanto rojinegro.

Tras el tanto el Torremolinos adelantó sus líneas para buscar el gol del empate, a falta de 15 minutos contaron con dos ocasiones de cabeza, la primera de Ibón que la mandaría fuera por encima del travesaño por muy poco, mientras que la segunda de Cristian logró detenerla Jesús.

En la recta final del encuentro pudo sentenciar Javi Anaya que vio la posición adelantada de Ávila y probó suerte desde el filo de la circunferencia central, pero el larguero evitó el que hubiese sido el gol de la jornada.

El Torremolinos lo intentó hasta el final y en el 90’ lograron rascar una falta al filo del área con la que estuvieron a punto de empatar si no llega a ser por Jesús que metió el guante para lograr sacar por encima de la portería el balón. El resultado ya no se movería y los sampedreños logran tres puntos de oro que les permite dejar, momentáneamente y a la espera de lo que hagan el resto de equipos, la zona caliente a cinco puntos.