IU denuncia el “lamentable” estado en el que se encuentran las Termas Romanas y la Torre Bóvedas de Marbella

0
463

El Grupo Municipal de Izquierda Unida denuncia a través de su concejal-portavoz, Miguel Díaz, el “lamentable estado de abandono y deterioro” en la que se encuentra el entorno de las termas romanas de Guadalmina, calificadas como Bien de Interés Cultural, inscritas como zona arqueológica en el BOJA y como monumento en la Gaceta.

Díaz considera “lamentable que el gobierno de PP y OSP no preste el tratamiento exquisito que requieren los importantes vestigios patrimoniales existentes en Guadalmina. Las graves deficiencias en los muros perimetrales, la existencia de grafitis o la cartelera raída por el sol, son indicadores de abandono. Es precisa una intervención urgente para adecentar estos elementos y toda la zona de influencia para que se realcen y protejan tanto las termas como la torre vigía”.

La Torre Bóvedas, construida entre 1571 y 1575, está formada por dos cuerpos: una base, maciza, y una parte alta edificada y formada por dos espacios: cámara y azotea. Su entrada se encuentra a 6,75 m del suelo, siendo la única del municipio que se sitúa en el este.

Por su parte, las Termas Romanas de las Bóvedas, datan del siglo II d.c. Es un edificio termal romano que posee planta geométrica muy precisa, de traza octogonal. Todas las salas están abovedadas a gran altura y existe un piso alto del edificio alrededor del óculo de la sala central, que se supone que sería un castellum aquea en el que empotraría el desaparecido acueducto.

Este yacimiento arqueológico-histórico está parcialmente ubicado dentro de la servidumbre de tránsito del Dominio Público Marítimo Terrestre y en un suelo calificado como parque y jardín público, propiedad del Ayuntamiento de Marbella.

En la actualidad el entorno de las termas presenta, a la altura de la torre almenara, unos muros mal conservados y, en parte, derrumbados en la zona del litoral, y en el recinto interior de la propia terma romana, la valla de separación con las propiedades privadas situadas a Poniente está también parcialmente derrumbada, permitiendo el acceso incontrolado de personas.

Por otro lado se han detectado obras de reparación de la piscina del restaurante bar Guadalmina Beach Club, anexo a la zona arqueológica, sin que se tenga constancia de que disponen de licencia de obras municipal o de autorización de la delegación provincial de Cultura.