IU Marbella anuncia renovación en su junta y seguirá con su acción política en la calle

0
194

zquierda Unida ha asegurado tras analizar en Asamblea el resultado electoral “que no va a perder la voz crítica desde la calle pese a haber perdido la representación institucional”, el Coordinador Local de la formación, Miguel Díaz, se ha mostrado “muy orgulloso del compromiso mostrado por militantes y simpatizantes en la campaña electoral que se traduce en una organización más sólida y madura que hace cuatro años y que mantendrá intacta su ilusión por defender la justicia social, el feminismo, la sostenibilidad y la transparencia, hoy lo digo yo aquí, pero la ciudad de Marbella lo comprobará en los próximos 4 años”.

El Coordinador Local ha subrayado que “dentro de cuatro años, Izquierda Unida volverá a las instituciones, porque este resultado electoral es un accidente, producto de una coyuntura muy concreta enmarcada en un ciclo de elecciones que se han ido condicionando, y volveremos a la representación institucional porque IU es el único garante de la defensa de lo público, de una Marbella más solidaria, sostenible, equitativa y transparente”.

Díaz ha querido destacar que IU ha perdido la representación institucional en el ayuntamiento “pero no en otras administraciones como el Congreso de Los Diputados o el Parlamento de Andalucía, donde el compromiso con la ciudad y con las iniciativas planteadas desde la Asamblea Local ha sido siempre muy claro”.

El análisis, las confluencias y la abstención

La Asamblea Local de IU, tras una reunión celebrada ayer, ha analizado la situación postelectoral y ha concluido que “ha habido una reestructuración del espacio a la izquierda del PSOE, que ha abocado a un estrechamiento del número de votos agravada por una fragmentación de dicho espacio”.

“La apuesta de la ciudadanía, no solo en Marbella, ha sido el regreso al bipartidismo, con el llamado voto útil al PSOE por un lado y el llamamiento de Ángeles Muñoz a la unidad de la derecha por otro. Esta es una de las posibles causas de la reducción del espacio en el que se Izquierda Unida, y en el que se encontraban dos actores más además de IU, a lo que hay que sumar que ha habido tres procesos electorales en apenas seis meses a los que hemos concurrido con marcas distintas, Adelante Andalucía, Unidos Podemos e Izquierda Unida. Eso también ha podido ser motivo de confusión”, ha añadido Díaz.

Sobre la posible confluencia del espectro de izquierdas, Díaz ha sido muy claro, “desde IU hemos hecho todo lo posible por crear un tejido convergente con diferentes actores, organizaciones y colectivos, pero no ha sido posible”.

“El seis de marzo de 2018 hicimos una llamada amplia y pública a la convergencia, mantuvimos diferentes reuniones y extrajimos de las mismas el compromiso de algunos activistas que han acabado integrados en nuestra candidatura, con otros actores no fue posible. Con Podemos lo intentamos, de hecho antes de las elecciones andaluzas de diciembre tuvimos unos encuentros con la que en aquel momento era la dirección local, con el objeto de poner en común la situación de ambas organizaciones, pero con la llegada de los comicios de Andalucía, los contactos se paralizaron. Dentro de los calendarios aprobados por nuestras asambleas provinciales, en enero de este mismo año la Asamblea Local de IU eligió y presentó su candidatura para la confluencia, periodo en el que Podemos entró en una espiral de divisiones y tensiones internas con la que fue imposible converger, de hecho, su candidato presentó su lista a ultimísima hora, casi bajo la bocina. Fue imposible”, ha relatado Díaz.

Con Impulsa Ciudad también se mantuvieron encuentros previos a las elecciones, “compartimos proyecto de ciudad en muchos aspectos y afinidad personal y se ofreció la posibilidad de converger en base a esos puntos de encuentro programáticos. Pero la respuesta fue su línea roja de presentarse como agrupación de electores, nosotros no podemos ser generosos, llegar a acuerdos, ceder, pero no podíamos renunciar a nuestras siglas. Impulsa situó su análisis en mover los votos abstencionistas, pero los resultados han demostrado que se equivocaban en dicho análisis, han votado tres personas menos que en las elecciones de 2015”, ha explicado el Coordinador Local.

“La moción traición también trastocó este espacio de convergencia natural que ya comenzamos desde el gobierno con la estrecha colaboración entre la institución y el tejido asociativo del que emana Impulsa Ciudad como Marbella Activa o Marbella By Civic, la reactivación y apuesta definitiva por el Plan Estratégico, para cuyo desarrollo pusimos al frente a Javier Lima, la transparencia y la democracia participativa o el impulso a la movilidad sostenible son algunos ejemplos de este trabajo conjunto. Ellos se encontraban cómodos en esta situación. En Marbella teníamos el gobierno y no el poder, pero estábamos construyendo un bloque de alianza cívica que la moción-traición destruyó, y que motivó a estos actores a presentarse como agrupación de electores. La visión crítica mantenida por sus integrantes, y así percibida por la ciudadanía, situó a Impulsa en un espectro político de izquierdas y de ahí vino el estrechamiento del voto progresista, al final, lo que ha conseguido Impulsa Ciudad es apuntillar a Izquierda Unida y apuntalar la mayoría absoluta del Partido Popular”.

“El objetivo principal de Izquierda Unida ahora está en suturar la fragmentación de la izquierda, por eso vamos a ofrecer de nuevo abrir un proceso de convergencia para consolidar ese 10% del voto, ese voto de conciencia que se fundamenta en la transformación de la ciudad”, ha apuntado Díaz.
Sobre el alto índice de abstención, Díaz se ha mostrado muy serio, “la mitad de la ciudadanía se ha dado de baja de la democracia en Marbella, para revertir esta situación, desde IU vamos a apostar por la formación, la educación en valores cívicos, el activismo y la movilización, pilares fundamentales para generar una ciudadanía crítica que se vea impelida al voto en los próximos comicios”.

La coordinación de la Asamblea Local

Díaz también ha anunciado que la Asamblea Local “va a iniciar un relevo armónico de la coordinación, una transición tranquila, en la que yo mismo me integraré en el Consejo Político, pero daremos paso a una nueva persona que encarna el desempeño de coordinador o coordinadora”.

“Una decisión que, desde el punto de vista orgánico y estatutario, tenía que producirse en los próximos cuatro años, pero que la coyuntura actual va a acelerar, pero, subrayo, siempre desde la armonía, más aún cuando Izquierda Unida presenta una Asamblea Local fuerte, movilizada y cohesionada”, ha detallado Díaz.

Izquierda Unida ha anunciado que en las próximas semanas se centrará en el diseño y desarrollo de su estrategia política y un calendario de trabajo “desde la determinación, el consenso y los lazos de amistad que nos unen más allá de la militancia política”.