Jackson Pollock y Joaquín Torres-García protagonistas de las exposiciones 2016 en el Museo Picasso Málaga

0
91

Jackson Pollock (1912-1956) hizo confluir su educación, intereses y experiencias artísticas en este Mural que Peggy Guggenheim le encargó en 1943 para su apartamento de Nueva York. “Es una estampida. Cada animal en el oeste americano, vacas y caballos y antílopes y búfalos, todos a la carga a través de la maldita superficie”, así hablaba Pollock a propósito de esta obra considerada por muchos como la pintura más importante del arte moderno norteamericano y como una de las más relevantes de la segunda mitad del siglo XX. Según los expertos, en Mural el artista sintetizó vivencias personales e influencias artísticas que hasta entonces le habían marcado desde su nacimiento en el medio oeste americano, entre ellas y de un modo muy concreto, la del artista vivo más célebre de entonces, Pablo Picasso, cuyo Guernica había visto en Nueva York causándole una honda impresión.

Tras su paso por la Peggy Guggenheim Collection de Venecia y la Deutsche Kunsthalle de Berlín, el Mural de Jackson Pollock llega al Museo Picasso Málaga en la exposición La energía hecha visible, comisariada por David Anfam, Senior Consulting Curator del Clyfford Still Museum de Denver (Estados Unidos). Será del 20 de abril al 11 de septiembre de 2016 y será la primera, y posiblemente la última vez por motivos de conservación, que esta obra pueda verse en España.

La exposición dedicada a Pollock coincidirá en el tiempo con la nueva presentación de algunas de las obras menos conocidas de Pablo Picasso pertenecientes a la Colección permanente del Museo Picasso Málaga, que avanzará y ampliará el trabajo de estudio y documentación iniciado en años anteriores. Así, la pinacoteca ofrecerá la próxima primavera claves artísticas y documentales para descifrar el momento histórico en el que estas obras fueron creadas.

El 10 de octubre 2016 y en colaboración con el Museum of Modern Art (MoMA), el Museo Picasso Málaga presenta Joaquín Torres-García. Un moderno en la Arcadia, que hasta el 5 de febrero de 2017 abordará el trabajo de este complejo artista con una individualidad radical que elude clasificación y que abrió nuevas trayectorias de trabajo para el arte moderno en ambos lados del Atlántico. Creó un lenguaje artístico muy personal, conjugando los principios de la abstracción o del arte “no representativo” con formas arcaicas y esquemáticas del arte primitivo. Joaquín Torres-García (1874-1949) desarrolló además una base intelectual de su obra que difundió a través de escritos, talleres y enseñanzas. Su trabajo ha fascinado a generaciones de artistas, especialmente en las Américas, incluyendo a importantes artistas norteamericanos – desde Barnett Newman hasta Louise Bourgeois – y a incontables artistas latinoamericanos, lo que le hace merecedor de una nueva valoración crítica en la historia del arte occidental.

La exposición presenta la obra que realizó desde finales del siglo XIX hasta la década de los años 40, incluyendo pinturas, objetos, esculturas, un cuaderno de notas original y publicaciones poco conocidas. Está comisariada por Luis Pérez-Oramas, The Estrellita Brodsky Curator of Latin American Art del Museum of Modern Art de Nueva York, institución en la que ha sido recientemente inaugurada. Tras su paso por la institución neoyorquina y la Fundación Telefónica en Madrid, llegará al Museo Picasso Málaga para acercar a sus visitantes a este artista que fue, según el New York Times, “un participante extremadamente interesante en un gran momento de la historia del arte”. A continuación, partirá hacia el Reino Unido en donde se integrará en la muestra Abstract Expressionism de la Royal Academy of Arts de Londres.

Como es habitual en el Museo Picasso Málaga, cada una de las exposiciones programadas para 2016 contará con un programa de actividades culturales y educativas propio desde el que aproximarse a los principales aspectos artísticos e históricos tratados en ellas.