La Guardia Civil detiene en Marbella un defraudador internacional

0
118

Una persona de nacionalidad holandesa catalogada como “deslocalizado fiscal” a nivel internacional ha sido detenido en Marbella en una operación conjunta de la Guardia Civil y la Agencia Tributaria.
El detenido consiguió una fortuna de unos 25 millones de euros durante 20 años dirigiendo actividades empresariales fraudulentas en España, según ha informado hoy la Comisaría Provincial de Málaga.
Según las investigaciones, eludía a las autoridades tributarias españolas ocultando su verdadera identidad y su residencia habitual, utilizando para ello documentación de Países Bajos, Suiza, Gran Bretaña y España.
Los agentes han intervenido múltiples propiedades inmobiliarias ubicadas en exclusivas urbanizaciones de la costa malagueña, así como vehículos de lujo y más de una veintena de cuentas corrientes en entidades bancarias españolas.
Las actuaciones comenzaron en 2013 a partir de una investigación de los órganos de Inspección de la Agencia Tributaria, que comprobó que el investigado poseía una red de colaboradores que le asesoraban en el diseño de las estructuras opacas y e la inversión de los beneficios.
Tras dos años de investigación y constantes entradas, ha sido detenido este individuo, que había tejido en torno a un negocio de venta de gafas por Internet, con sedes físicas en varios países, que le servía como tapadera para ocultar su verdadero patrimonio.
La proximidad de Gibraltar, donde el detenido disponía de sociedades matrices y cuentas bancarias, fue determinante para que el defraudador eligiera la localidad malagueña de San Pedro de Alcántara como centro principal de su actividad empresarial.
Mientras permanecía en España vivía, aparentemente, como un empresario de reconocida solvencia, demostrando un alto nivel de vida que le permitía disfrutar de una mansión en una exclusiva urbanización situada en la localidad de Benahavís (Málaga).
Para sus desplazamientos, según la Policía, utilizaba vehículos de lujo, alguno de ellos valorado en más de 400.000 euros, y practicaba actividades recreativas tales como la navegación en embarcaciones de lujo.
Esta situación contrastaba con su completa omisión a la hora de declarar sus verdaderos ingresos económicos ante Hacienda.
Además de la detención se han realizado varios registros en distintos inmuebles y sedes profesionales ubicados en Marbella, Benahavís y Sotogrande.
También se ha embargado provisionalmente todo el patrimonio vinculado con la defraudación y se han bloqueado una veintena de cuentas bancarias de las que es titular.
Esta operación ha sido llevada a cabo por agentes del Grupo II de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial y expertos en delincuencia telemática de la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga, así como por inspectores y técnicos de los equipos de investigación y de la Unidad de Auditoría Informática de la Delegación Especial de la Agencia Tributaria en Andalucía