La Policía desarticula una red que explotaba a mujeres en clubes de alterne de la Costa del Sol

0
69

La Policía Nacional ha desarticulado una red que explotaba sexualmente a más de 60 mujeres en clubes de alterne de las provincias de Málaga y Granada. En la operación han sido detenidas 11 personas, responsables de tres clubes, que además de explotar a sus víctimas, las forzaban a mantener relaciones sexuales con ellos a cambio de obtener una plaza para poder trabajar en los locales que regentaban.
También les obligaban a consumir sustancias estupefacientes para que soportasen las largas jornadas de explotación a las que eran sometidas, y para generar en ellas una dependencia económica que les impedía abandonar su actividad.
La operación comenzó hace más de un año, cuando los agentes tuvieron conocimiento de que diferentes clubes de la Costa del Sol y Granada obligaban a mujeres extranjeras a ejercer la prostitución. Las pesquisas llevaron a la Policía hasta una organización formada mayoritariamente por ciudadanos españoles y sudamericanos, que gestionaban tres clubes en los que trabajaban más de 60 mujeres.
Las jóvenes eran mayoritariamente extranjeras en situación irregular, y aceptaban el trabajo por su precaria situación económica. Eran obligadas a trabajar todos los días de la semana en jornadas interminables, y a entregar todo el dinero obtenido por sus servicios.
Los explotadores las obligaban a mantener relaciones sexuales con los miembros de la organización tanto para conseguir una plaza en sus clubes como para conservarla posteriormente.
Para ocultar los beneficios obtenidos de esta actividad ilícita y dificultar el seguimiento del dinero, los responsables de la red utilizaban diversas técnicas contables para el intercambio de bienes inmuebles. También trasladaban constantemente a las mujeres de un club a otro para variar la oferta a sus clientes y evitar que se fueran a trabajar a otros clubes rivales.
La Policía ha realizado cuatro registros en el domicilio de uno de los investigados y en los tres clubes de alterne, interviniendo numerosa documentación contable, anotaciones de la contabilidad de los servicios sexuales prestados por las víctimas, 20.000 euros en efectivo, distintas cantidades de estupefacientes dispuestas para su venta y dispositivos electrónicos de última generación que están siendo analizados.
La denominada ‘operación Naira’ ha sido realizada por la recientemente creada Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras de las UCRIF de Madrid y Granada, además de las Brigadas Provinciales de Seguridad Ciudadana y Policía Judicial de la Comisaría de Málaga.