Manuel Quiros gana la prueba del The Gecko Tour Golf en Finca Cortesín

0
177

Manuel Quirós salió con un plan esta mañana cuando pinchó la bola en el tee del 1 de Finca Cortesín. “Esto es un campazo, recorrido de Tour, una cosa seria, así que vamos a centrarnos en jugar bajo par. Si le ganamos hoy a Cortesín, tendremos mucho hecho”. Quirós salía con dos golpes de ventaja sobre Daniel Osorio después de haber ejecutado una clase maestra de golf el martes en The San Roque Club. Firmó una tarjeta de 67 y eso que se dejó algún que otro golpe por el camino. Uno de esos días de golf en los que guardas los palos en el coche con una sonrisa de satisfacción de oreja a oreja. Las cuentas eran claras: si Quirós jugaba bajo par obligaba a Osorio a entregar una tarjeta de 69 golpes, algo nada sencillo en Cortesín.

El plan ha salido a la perfección. El golfista de Benahavís ha firmado 71 golpes y se ha impuesto con un total de 210 en los tres días, dos menos que Daniel Osorio y cuatro menos que Patrick Kopp y Andreas Andersson, autor del vueltón del día en Cortesín con 64 golpes.

Que el plan haya salido bien no significa que haya sido fácil, más bien al contrario. Quirós empezó la última vuelta con dos bogeys en el 2 y en el 3, éste por culpa de un doloroso tripateo. En el tee del hoyo 4 ya había perdido toda la ventaja que llevaba. Tragó saliva y volvió a recordar el plan: ganar al campo. Empezó a remar, a pegar buenos golpes y fueron cayendo los birdies. “Ha sido una pelea muy reñida. Sinceramente ha podido ganar cualquiera. Tanto Dani como Patrick han jugado bien y no se ha decidido hasta el final”, afirma Manuel.

Los dos últimos hoyos han sido decisivos y el torneo se ha resuelto con la calidad y emoción de una prueba del European Tour. El mano a mano entre Quirós y Osorio ha sido espectacular. Llegaron al duro par 3 del 17 con un golpe de ventaja a favor de Quirós. Él pegó primero y la dejó a dos metros. Sensacional. Pero Osorio aún no había dicho su última palabra. Su réplica fue fantástica. A tres metros. Pateó primero y la metió para birdie. Toda la presión para el líder, que también la metió. Espectáculo.

Aun quedaba el hoyo 18, un par 5 en subida donde todo puede pasar. Quirós se jugó el bigote y su valentía tuvo premio. Se lanzó de dos por el green con la madera 3, acabó en el bunker y ejecutó una sacada maestra desde la arena que acabó dada. Birdie y torneo al bolsillo. Recompensa a tanto esfuerzo y a mucho buen golf. “Venía jugando muy bien. Creo que he acabado siempre entre los ocho primeros del Gecko esta temporada, pero aquí cada vez es más difícil ganar. Hay mucho nivel, así que no puedo estar más contento por la victoria y, además, por donde ha sido. Sin desmerecer a otros campos, que se están presentando muy bien esta año, ganar en Finca Cortesín y San Roque Club sabe muy bien, ya que son recorridos de Tour”, asegura Quirós.

Más allá de la victoria, hay que destacar la vuelta de 64 golpes del sueco Andersson, que ha fulminado los pares 5 con un parcial bárbaro de seis bajo par, así como el extraordinario final de Nuria Iturrios. La golfista mallorquina, campeona de España absoluta, ha finalizado en la quinta posición tras rubricar la segunda mejor tarjeta del día (68 golpes). Otra demostración del enorme talento de las chicas del Gecko. Si las dos últimas semana era Noemí Jiménez la que firmaba dos top 5 consecutivos, ahora le ha tocado el turno a Iturrios.

La próxima cita del Gecko Tour será este mismo viernes. Del 5 al 7 de diciembre se celebra la séptima prueba de la temporada en el recorrido gaditano de Alcaidesa.