Marbella contará con una planta de transferencia para residuos de construcción tras un acuerdo con Mancomunidad

0
327

Marbella contará con una planta de transferencia de residuos de construcción y poda y un punto limpio en una parcela municipal, situada en las inmediaciones del antiguo vertedero, que el Ayuntamiento cederá a la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental. La alcaldesa, Ángeles Muñoz, ha explicado que se ha alcanzado un acuerdo a tres bandas -Ayuntamiento, Mancomunidad y la empresa Urbaser- para la puesta en marcha de las instalaciones, “con lo que damos una solución a un problema que se generó prácticamente hace casi dos años cuando se cerró la planta de tratamiento donde se depositaban los escombros y restos de poda”.

La regidora ha visitado hoy la planta de transferencia de residuos orgánicos, ubicada en la carretera de Ojén, junto a la presidenta de la Mancomunidad, Margarita del Cid; al delegado de Medio Ambiente del organismo supramunicipal, José Antonio Gómez; al concejal de Medio Ambiente, Manuel Cardeña; y al gerente de Urbaser en la zona, Óscar Naranjo, y ha recordado que el punto más cercano donde actualmente se pueden depositar este tipo de residuos inertes es Estepona, Coín o Mijas, “lo que ha provocado que hayan proliferado los vertederos incontrolados porque no había sitio en Marbella donde se pudieran dejar”.

“Con este acuerdo damos salida a una situación a la que el anterior equipo de Gobierno, o no le prestó atención, o no entendió el perjuicio que estaba causando para la imagen de la ciudad, los particulares y los transportistas”, ha remarcado, al tiempo que ha explicado que el acuerdo no supone coste para el Ayuntamiento y que, una vez formalizada la cesión de la parcela a la Mancomunidad, ésta encomendará la gestión del servicio a Urbaser, concesionaria de la gestión de residuos en la comarca.

Asimismo, ha indicado que se agilizarán los trámites para que pueda estar en funcionamiento en 4 meses y ha avanzado que se crearán 15 puestos de trabajo para los que se tendrá en cuenta la experiencia de la plantilla afectada por el cierre de la antigua planta de tratamiento. Se prevé que las nuevas instalaciones gestionen unas 200.000 toneladas anuales de residuos que, una vez separadas, serán trasladadas a los puntos autorizados.

Por su parte, Del Cid ha remarcado que se trata de un servicio “muy importante” para la Costa del Sol y que con esta planta de transferencia y “gracias a la implicación de los ayuntamientos vamos a contar con una respuesta rápida y eficaz”. “Se ha encontrado un lugar accesible desde cualquier punto de la Costa”, ha destacado. A este respecto, Gómez ha puesto el acento a que los vecinos “podrán tener un sitio cercano y con precios lógicos para poder tratar los restos de obras y escombros y cumplir con la legalidad”.

Por último, Naranjo ha indicado que se dará servicio a particulares y empresas que tengan que gestionar este tipo de residuos y que los costes se abaratarán si se separan en origen. “Con este nuevo servicio se evitará que los vecinos de Marbella tengan que desplazarse a municipios cercanos”, ha concluido.