Más de 400 establecimientos públicos de Marbella han sido inspeccionados para controlar el Covid-19

0
150

El Ayuntamiento de Marbella, a través de la delegación de Seguridad, ha inspeccionado cerca de 400 establecimientos públicos desde la puesta en marcha del plan de intervención y control del Covid-19 el pasado 22 de junio. El concejal del ramo, José Eduardo Díaz, junto al jefe de la Policía Local, Javier Martín, ha subrayado hoy que “esta nueva fase continúa el trabajo iniciado en el mes de marzo con la declaración del estado de alarma y entraña su dificultad porque Marbella es un municipio eminentemente turístico, abierto al servicio público, al ocio y al esparcimiento, que requiere una actuación acorde por parte de los servicios de seguridad y emergencia”.

Díaz ha precisado que un dispositivo integrado por veinte policías locales de la unidad administrativa, que han sido específicamente formados en materia de medidas sanitarias, con el refuerzo del servicio de inspección de Industria y Vía Pública, está llevando a cabo el control de los establecimientos. Ha explicado que “se ha desarrollado una labor preventiva inicial, con agentes de paisano y vehículos camuflados, y actualmente se está haciendo un seguimiento de los establecimientos, en horario diurno y nocturno” y ha especificado que se han levantado un total de 16 actas por control y exceso de aforo, y se han realizado decenas de apercibimientos “con la máxima discreción, sin generar alarma ni crispación, pero con la contundencia necesaria para que la aplicación de las medidas sea efectiva”.

Díaz ha indicado que otro de los ejes principales de este plan se ha puesto en marcha a partir de la declaración de obligatoriedad de la mascarilla en espacios públicos. Para ello, se elaboró una instrucción en los días previos, por parte de Policía Local y Protección Civil, y se impulsó una campaña “más pedagógica que sancionadora, en la que pudimos comprobar que existía un alto grado de concienciación por parte de la ciudadanía”. El edil ha especificado que “el primer paso es el apercibimiento, que en la mayoría de los casos no ha sido acogido con ningún tipo de comportamiento agresivo, como ha sucedido en otros lugares” y ha detallado que se han interpuesto alrededor de 200 sanciones, con un importe de 100 euros. Además, se está colaborando en el control de aforo de playas, especialmente en puntos como Cabopino o El Rodeíto, y se está reforzando la vigilancia de los botellones. En este sentido, el edil ha recordado que “en nuestro municipio están prohibidos, pero hemos reforzado la supervisión a través de un plan con los distritos en el que se incluye la iluminación de algunos puntos e incluso el cerramiento de parques o espacios que puedan acogerlos” y ha señalado que este año se han levantado 90 actas por este motivo, mientras que en 2019 ascendieron a 105.

El concejal ha explicado que, paralelamente, se siguen llevando a cabo controles preventivos de seguridad, especialmente en urbanizaciones, y de la venta ilegal; se ha puesto en marcha un dispositivo específico para Starlite; se sigue apoyando al sector del taxi frente al intrusismo y se lleva a cabo la vigilancia de centros urbanos de forma permanente, entre otras actuaciones.