El pleno de Marbella aprobará este mes la modificación de las normas urbanísticas del PGOU de 1986

0
770

La concejala de Ordenación del Territorio de Marbella (Málaga), Kika Caracuel, ha anunciado este miércoles que la Corporación municipal aprobará de forma provisional en el pleno de noviembre, que celebrará el día 24, las normas urbanísticas del PGOU de 1986, que entró en vigor después de que el Tribunal Supremo (TS) anulara a finales de 2015 el Plan de 2010.

Caracuel, que ha comparecido en rueda de prensa, ha explicado que las normas urbanísticas recogen “las reglas del juego” del urbanismo en el municipio y determinan “lo que se puede hacer y no con el PGOU de 1986”.

Con la modificación de las normas urbanísticas se permitirán las obras de ampliación, mejoras y reformas en edificaciones que se encuentran fuera de ordenación tras la anulación del PGOU de 2010. También se autorizará el uso de hostelería en las primeras plantas de viviendas del casco antiguo, régimen que venía recogido en el PGOU anterior, y los establecimientos hoteleros podrán ampliar sus instalaciones con parcelas colindantes aunque el uso no sea hotelero.

El documento, ha señalado Caracuel, es uno de los tres más importantes para devolver la estabilidad al urbanismo tras la sentencia del TS, junto a la adaptación del PGOU a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía, de rango autonómico y que se encuentran en fase de alegaciones, y el texto refundido del propio plan, aprobado en el pleno de septiembre.

La aprobación provisional de las normas urbanísticas permitirá resolver las 181 alegaciones que han presentado 78 personas, físicas o jurídicas, al documento durante la fase de exposición pública, que se abrió en julio del año pasado.

De las alegaciones presentadas, 81 se han desestimado por los servicios técnicos y jurídicos del Ayuntamiento, 43 se han aprobado, 36 se han estimado de forma parcial, 15 se han dictaminado como improcedentes y seis se han presentado fuera de plazo, ha señalado la concejal, que ha indicado que “la realidad de la ciudad en 2017 es muy diferente a la de hace tres décadas”.

“Hemos procurado asumir y aceptar todas aquellas alegaciones que consideramos que son positivas y favorables para la ciudad. El equipo de gobierno presenta como propias algunas cuestiones que planteaban alegaciones presentadas fuera de plazo y que no modifican nada sustancial”, ha agregado.

Tras la aprobación provisional, el documento se remitirá a la Junta de Andalucía para que la Delegación Territorial de Medio Ambiente se pronuncie y emite el informe preceptivo, para lo cual tiene un mes. Posteriormente, volverá al Pleno para que la Corporación municipal lo apruebe de forma definitiva. La edil ha expresado su confianza en que las normas urbanísticas entren en vigor en enero o febrero.