El portaviones HMS Queen Elizabeth fondea en Gibraltar durante su primera visita en ultramar

0
155

El futuro buque insignia, de 65.000 toneladas, realizará una parada logística de rutina, tras partir desde su puerto base en Portsmouth la semana pasada para realizar pruebas con helicópteros en el mar.

Estas comprobaciones se han realizado antes de las pruebas que se llevarán a cabo para la aeronave de ala fija F35 Lightning II, que tendrán lugar más adelantado el año.

El Secretario de Defensa (Defence Secretary), Gavin Williamson, declaró: “La sombra del Peñón sobre la cubierta de vuelo del portaviones de primera clase HMS Queen Elizabeth enmarca la primera escala de esta nave fuera del Reino Unido para su repostaje y reaprovisionamiento antes de continuar sus pruebas en alta mar. Estoy seguro que nuestros amigos gibraltareños estarán orgullosos de ver el futuro buque insignia entrar en su puerto tras surcar por sus aguas británicas”.

El Capitán Jerry Kyd, Oficial al Mando (Commanding Officer) del HMS Queen Elizabeth, añadió: “Es un privilegio para mí poder fondear en Gibraltar con nuestro nuevo portaviones durante su primera visita en ultramar”.

“Gibraltar constituye la escala perfecta para el HMS Queen Elizabeth, ya que realizamos nuestras pruebas de vuelo en las aguas alrededor de la península ibérica. Por tanto, esta visita reafirma la rica historia y la especial relación que la Royal Navy y los Royal Marines comparten con Gibraltar.

Personalmente, me siento increíblemente afortunado, ya que he podido visitar el Peñón en diversas ocasiones durante mi carrera naval. Sin embargo, buena parte de mi tripulación aún no ha podido visitar esta escala tan emblemática para la Royal Navy”.

El HMS Queen Elizabeth y su tripulación, con más de 1.000 efectivos, han estado inmersos en labores de formación intensiva durante su primera salida del Reino Unido desde su botadura en la Royal Navy.

Bajo la tutela de la organización Flag Officer Sea Training, responsable de los entrenamientos colectivos y del control de los buques de la Royal Navy, todo el personal a bordo ha desarrollado sus habilidades al lidiar con diversos ejercicios prácticos realistas, como incendios, inundaciones y simulacros de hombre al agua y accidente en cubierta.

El Gobernador de Gibraltar, el Teniente General Edward Davis, apuntó: “Desde el momento de mi nombramiento como Gobernador y Comandante en Jefe de Gibraltar por parte de Su Majestad la Reina, he esperado con entusiasmo, al igual que el resto de gibraltareños, la primera visita al Peñón del portaviones HMS Queen Elizabeth.

Esta emoción es reflejo de dos realidades. En primer lugar, mi orgullo por este, uno de los portaviones más avanzados del mundo, que pone de manifiesto la ambición y resolución de la Royal Navy por garantizar que la capacidad marítima y anfibia de nuestra nación siga siendo una fuerza global y decisiva para el bien. Y en segundo lugar, mi confianza en que gracias a la entrada en servicio del HMS Queen Elizabeth, Gibraltar continuará demostrando su vital importancia como base avanzada de logística y apoyo para la contribución británica a la seguridad internacional por todo el mundo.

Les deseo al HMS Queen Elizabeth y su tripulación toda suerte en sus empeños, que seguro nos harán sentir orgullosos de ser británicos”.

La semana pasada, el portaviones alcanzó un hito cuando un Escuadrón Aéreo Naval (Naval Air Squadron) embarcó en la nave por primera vez. Este hecho supuso un nuevo éxito en el proceso de regeneración de capacidades de ataque de los portaviones de la Royal Navy. Los helicópteros Merlin Mk2 del Escuadrón Aéreo Naval (Naval Air Squadron) 820, con base en Culdrose, han colaborado con la nave desde que esta zarpó de Rosyth por primera vez en junio del año pasado.

El Comandante de las Fuerzas Armadas Británicas en Gibraltar (Commander British Forces Gibraltar), el Comodoro Mike Walliker, apuntó: “Hoy es un día histórico para Gibraltar y su duradera e ilustre relación con la Royal Navy.

Como Comandante de las Fuerzas Armadas Británicas en Gibraltar, me complace especialmente poder recibir al HMS Queen Elizabeth en su primera visita. La elección de Gibraltar como primer puerto de escala para la nave es tremendamente apropiada y no puede sorprender a nadie, además de marcar el inicio del emocionante viaje de este portaviones desde el astillero hasta la legítima posición que ahora ocupa a la vanguardia de la flota británica.

No cabe ninguna duda de que para cualquier marinero, Gibraltar es el hogar mediterráneo de la Royal Navy, ya que el Peñón ha sido durante siglos, y seguirá siéndolo, la entrada por mar al resto del mundo”.

La nave fue escoltada hasta Gibraltar por la fragata de tipo 23 (Type 23 frigate) HMS Somerset de la Royal Navy, con base en Devonport.

El Comandante Tim Berry, Oficial al Mando (Commanding Officer) del HMS Somerset, declaró: “Escoltar al portaviones más grande y con la mejor tecnología del mundo a su paso por Gibraltar es un enorme privilegio.

Más importante aún, también genera una renovada atención para mi nave, lo que resulta ser emocionante, además de todo un reto. Los portaviones preparados para ataque desempeñarán un papel esencial a la hora de apoyar el papel global del Reino Unido durante la segunda mitad de este siglo. Tanto para mí, como para mi tripulación, formar parte de esta visión es un ejercicio inspirador y muy gratificante”.

Tras partir de Gibraltar, el HMS Queen Elizabeth regresará a alta mar para realizar diversas pruebas con helicópteros, que contarán con la participación de helicópteros Merlin y Chinook del Centro de Pruebas y Evaluación de Aeronaves (Aircraft Test and Evaluation Centre) de las instalaciones de Defensa en Boscombe Down. Los datos recogidos durante estas pruebas se analizarán para hallar sus parámetros operativos en el mar, antes de realizar las pruebas con las aeronaves de ala fija F-35B Lightning II del programa Joint Strike Fighter, que tendrán lugar en la temporada estival en la Costa Este de los EE. UU.