Quirónsalud Málaga crea una Unidad integral y multidisciplinar de Apoyo Emocional a la Mujer

0
191

El beneficio sobre la salud de un acompañamiento emocional especializado en ciertos momentos de la vida y este último año de pandemia Covid-19 ha servido para replantear las cosas importantes. Es por ello por lo que “hemos querido reforzar este servicio hacia nuestras pacientes creando una Unidad integral y multidisciplinar de Apoyo Emocional a la Mujer y darle una nueva y más amplia visión con la incorporación de nuevos profesionales a la misma y la colaboración más estrecha entre los Servicios de Reproducción Asistida y Ginecología y Obstetricia, entre otros, para de este modo poder garantizar la transversalidad y el seguimiento en la atención a nuestras mujeres”, apunta la ginecóloga Marta García.
Inicialmente, la razón de ser de la Unidad de Apoyo Emocional del Hospital Quirónsalud Málaga fue la de “acompañar a la mujer y su familia en el proceso de fertilidad desde el Servicio de Reproducción Asistida, pero este es un proceso que va mucho más allá al estar ligado a un sinfín de emociones y sensaciones: la espera o la sorpresa ante un positivo, los cambios durante el embarazo, o la ansiedad y el estrés por sentir que no se llega a todo tras el parto”, explica la terapeuta Silvia Gil.

Así, la Unidad de Apoyo Emocional de la Mujer se ha reestructurado como un servicio de acompañamiento emocional individual y personalizado en las distintas áreas de salud de la mujer: durante el proceso de búsqueda, embarazo, postparto, menopausia, procesos oncológicos… “cubriendo todas las necesidades de cada paciente, con la atención integral de un equipo completo y multidisciplinar de especialistas de Reproducción Asistida, Ginecología y Obstetricia, Terapia Emocional, Psicología, Psiquiatría, Oncología… y todo lo que la paciente necesite en función de sus necesidades y del proceso en el que se encuentre”, señala Silvia Gil.
Cada paciente tiene sus propias necesidades: hay familias que sufren un duelo perinatal, dificultad para concebir, ansiedad durante el embarazo… “por lo que hay que diferenciar cada caso, personalizarlo y ofrecerle un servicio correspondiente en el que será derivado al especialista adecuado”. Durante el seguimiento, la unidad ofrecerá un acompañamiento emocional a la mujer en todas las etapas del embarazo, con la opción de un servicio de ecografías emocionales, además de las marcadas para el seguimiento normal del embarazo, o varios talleres dependiendo del momento del proceso en el que se encuentre. Por otro lado, además del acompañamiento en el proceso de fertilidad, la unidad realiza un seguimiento del duelo perinatal junto al equipo de Psiquiatría. Asimismo, ofrece apoyo a pacientes oncológicas durante su recuperación. “En definitiva, se trata de acompañar, apoyar y ayudar emocionalmente a todo paciente o familiar que lo necesite, sea en la fase o proceso en el que se encuentre”.

-La voz de la paciente: Elisabeth Reyes
La Unidad contará a partir de ahora con colaboración de la modelo malagueña Elisabeth Reyes desde un plano fundamental en todo apoyo emocional; el de una persona que estuvo al otro lado, que también necesitó ayuda, que hoy es capaz de contar y querer ayudar desde su experiencia como paciente de Reproducción Asistida. “Quiero contar mi historia para todas aquellas mujeres que han pasado o están pasando la misma situación que yo viví”. Desde siempre ha querido ser madre, le encantan los niños y era algo que tenía claro. Se casó en 2014 y desde entonces esta búsqueda fue de los dos. “Tras el primer año intentando quedarme embarazada, me empecé a poner nerviosa, se me pasaron mil cosas por la cabeza, sobre todo el miedo de no poder ser madre, por lo que decidimos venir al Hospital Quirónsalud Málaga”.
Tras hablar con varios especialistas y hacerse varias pruebas, le descubrieron un problema ginecológico que imposibilitaba un embarazo natural. “Si queríamos ser padres, teníamos que someternos a un tratamiento: la reproducción asistida. De entrada, se te cae el mundo encima… es algo difícil de asumir”, declara la modelo.

Con la ayuda de su marido y familia consiguió recuperarse y comenzar el tratamiento de la reproducción asistida. Fue un camino difícil, duro, que incluyó un aborto, pero “me armé de valor y de fuerza y pensé: esto no va a poder conmigo. Era mi ilusión y mi sueño, quería ser madre”, continúa.
Se quedó embarazada con el seguimiento de la doctora Marta García, ginecóloga de la Unidad de Reproducción Asistida, a quien aprovecha para agradecer su labor, “gracias a Marta, que ahora sigue siendo mi ginecóloga, gracias por todo su cariño y esfuerzo para traer a mi pequeña Adriana. No solo fue mi ginecóloga, fue el apoyo emocional especializado al que aspiramos ahora con la Unidad de Apoyo Emocional a la Mujer y formalizar así esta necesidad durante todo el proceso”.
Elisabeth quiere apoyar a todas esas mujeres y alentarlas a ser fuertes. “No ha sido fácil, fueron varios años de lucha, de emociones a flor de piel con sentimientos buenos y malos, pero, por suerte, di con un equipo maravilloso, tanto por el equipo de ginecólogos mencionado como por el personal de Enfermería, liderado en la Unidad por Isabel Montiel. Gracias a ellos conseguí mi sueño, gracias a ellos tengo conmigo a mi Adriana, que es lo más grande que me ha pasado, y por ello quiero ser agradecida y ayudar con mi experiencia a otras mujeres en esta u otras situaciones emocionalmente difíciles”, concluye.

Dejar respuesta