Quirónsalud Málaga, referente en el tratamiento quirúrgico de la hernia inguinal por laparoscopia

0
123

La cirugía de hernia inguinal es el procedimiento quirúrgico más frecuente y constituye en los varones una de las enfermedades con mayor prevalencia, pues se estima que a lo largo de la vida uno de cada cinco hombres va a presentar este tipo de hernias.En respuesta a esta alta prevalencia, en el Hospital Quirónsalud Málaga “somos pioneros en la cirugía laparoscópica de la hernia inguinal y único centro de la provincia en el que el tratamiento quirúrgico de la hernia inguinal se realiza de forma sistemática por vía laparoscópica”, advierte el doctor César Ramírez Plaza, jefe del servicio de cirugía general y del aparato digestivo.
La cirugía laparoscópica de la hernia inguinal se lleva a cabo mediante tres incisiones, una de un centímetro en el ombligo y las otras dos de cinco milímetros en el pubis y la línea media, “una intervención mínimamente invasiva que, por los beneficios demostrados, debe ser el abordaje estándar”, según el doctor Ramírez Plaza. Su realización requiere de un tratamiento y formación laparoscópica avanzada muy específica que limita su uso a centros de alto nivel en este tipo de cirugías.
La hernia inguinal consiste en una debilidad de la musculatura de la región de la ingle en la zona a través de la cual, en el caso de los varones, pasa el cordón espermático. En las mujeres también se producen hernias inguinales pero son mucho menos habituales.
“La hernia inguinal”, expone el jefe del equipo de cirugía general y del aparato digestivo de Quirónsalud Málaga, “se manifiesta con dolor en la ingle y molestias que son especialmente limitantes para el desarrollo de una actividad física normal y deportiva”. También se detecta la presencia de un bulto en la ingle, “de modo que el paciente percibe una asimetría en uno o ambos lados (una de cada cuatro hernias son bilaterales), en forma de bulto blando”.

Cirugía laparoscópica, tratamiento prioritario
Hoy día se considera que está indicado este abordaje para casi todas las hernias inguinales, excepto aquellas que son muy grandes y cuando ya se ha producido una extensión de la hernia al testículo. Hasta hace poco, el uso de la laparoscopia era obligado sólo en las hernias bilaterales y para las reproducidas, aunque “los últimos estudios publicados han demostrado que ya debe ser también el tratamiento de elección en la hernia inguinal unilateral, que es lo más frecuente”, señala el doctor César Ramírez Plaza.

Inmediata recuperación
En cuanto a la recuperación, los pacientes pueden marcharse a casa por su propio pie el mismo día o al día siguiente de la intervención. Después de siete a diez días, el paciente podrá llevar vida normal y, a partir de la segunda semana, podrá incorporarse a una actividad física plena. La operación no precisa medidas preoperatorias específicas, dada su mínima invasión, y en el postoperatorio, debido a que el dolor es muy escaso, se recomienda al paciente que empiece a moverse pronto y sin limitaciones.