Quironsalud Marbella, a la vanguardia en técnicas mínimamente invasivas en Cardiología

0
263

La enfermedad cardiovascular es la causa más frecuente de muerte en España, por delante de otras patologías de riesgo como el cáncer. Está detrás de, aproximadamente, un 30% de los fallecimientos y, lo más preocupante, se trata de una tendencia al alza. La esperanza de vida cada vez más larga unida a unos hábitos de vida poco saludables hacen que, año tras año, se incrementen los casos de enfermedades relacionadas con nuestro corazón. Conscientes del alto impacto social de estas cifras, los profesionales de la salud dedican importantes esfuerzos a tratar de paliar e, incluso, revertir esta tendencia mediante tecnología de vanguardia, formación, prevención e investigación científica.
La innovación ha sido una seña de identidad del equipo de Cardiología de Quirónsalud Marbella, tanto es así que ha sido pionero en técnicas como TAVI, fibrilación auricular sin cirugía abierta, crioablación, MitraClip o cierre de orejuela. “Los avances tecnológicos han sido un desafío en los últimos años, sin duda han permitido el desarrollo de un intervencionismo muy preciso, eficaz y personalizado que nos aporta no sólo riesgos muy bajos para el paciente y mejores resultados, sino también un diagnóstico muy precoz que implica mayores posibilidades de éxito”, declara el doctor Javier Alzueta, jefe del servicio de Cardiología de los Hospitales Quirónsalud Marbella y Campo de Gibraltar.
Esto se consigue, según señala el doctor Alzueta, “gracias al creciente desarrollo de las técnicas cardiológicas mínimamente invasivas. Hay diversas patologías que en Quirónsalud podemos resolver de forma no invasiva o mínimamente invasiva, tales como reparaciones de las válvulas cardiacas que no abren o cierran adecuadamente, conexiones anómalas entre aurículas o ventrículos, exclusión de estructuras donde puede formarse coágulos o defectos de nacimiento, entre otras”.
Con estos procedimientos se consigue acortar los periodos de hospitalizaciones, que van desde las 24 horas -en el caso del cierre de conexiones entre aurículas o ventrículos y el cierre de la orejuela- hasta las 72-96 horas, en el caso de sustitución valvular aórtica percutánea, la denominada TAVI, a la que se recurre ante una estenosis aórtica, patología en la que la válvula aórtica de una persona no se abre y se cierra correctamente, provocándole fatiga, dolor de pecho y mareos. Del mismo modo, el especialista también resalta que, gracias a estas técnicas, hay una notable reducción de la tasa de infecciones quirúrgicas, con postprocedimientos y curas mucho menos dolorosas, así como menos tasa de anemización. En definitiva, recuperaciones más rápidas con lo que, además, se evitan síndromes depresivos que con frecuencia aparecen en el postoperatorio de cirugía cardiaca.

TAVI, sustitución de la válvula cardiaca con mínima intervención
“Hace años sustituir una válvula cardiaca sin abrir el pecho, constituía una auténtica quimera. En la actualidad, sin embargo, esto se hace como una práctica habitual sustituyendo la válvula aórtica mediante una punción a la altura de la ingle”, explica el jefe de servicio.
El implante percutáneo de una válvula aórtica (TAVI por sus siglas en inglés) se ha impuesto como la única alternativa en pacientes con estenosis aórtica y un riesgo quirúrgico alto que los hace casi inoperables. Destaca el doctor Alzueta que, “en general, son pacientes de elevada edad y con muchas patologías asociadas, que hacen que el riesgo de una cirugía convencional sea excesivo. Sin embargo, debido a sus excelentes resultados de esta técnica, se está ampliando su uso”. El Hospital Quirónsalud Marbella, consciente del beneficio que esta técnica proporciona a corto y largo plazo a sus pacientes, ha realizado un total de 18 TAVI desde que se comenzó a realizar, en 2017.
Un estudio publicado recientemente por el New England Journal of Medicine ha demostrado que, incluso en pacientes con un riesgo quirúrgico moderado, el implante percutáneo de prótesis aórtica es al menos tan eficaz como la cirugía cardíaca estándar, sin presentar una tasa mayor de complicaciones, aumentando sus indicaciones a población de menor edad. Según el doctor Javier Alzueta, “la técnica TAVI ha demostrado que los pacientes no sólo obtienen más calidad de vida, sino que padecen menos anginas de pecho, menos insuficiencia cardiaca y que viven más años”.

Fibrilación auricular sin cirugía abierta
Otra patología que se puede tratar sin cirugía abierta es la fibrilación auricular, una arritmia extremadamente frecuente cuya incidencia aumenta con la edad. Esta arritmia se caracteriza por la pérdida del ritmo normal del corazón (ritmo sinusal) y la aparición de un ritmo rápido y desordenado (irregular). “Sean cuales sean los síntomas, desde no percibir nada hasta sensación de ahogo, mareo, palpitaciones, esta patología comporta un alto riesgo de embolias, ya que la sangre se remansa al entrar en la orejuela, facilitando la formación de trombos en su interior. La migración de uno de estos trombos al torrente circulatorio es lo que da lugar a la embolia o ictus cerebral o en otra parte del cuerpo provocando un déficit circulatorio con secuelas como embolia de extremidad superior con dolor, frialdad o impotencia funcional”, advierte el doctor Javier Alzueta.
Para evitar la formación de coágulos, los pacientes con fibrilación auricular se medican con anticoagulantes. Sin embargo, existen pacientes que han presentado una hemorragia grave o corren alto riesgo de padecerla, por lo que el tratamiento anticoagulante está contraindicado para ellos. “En estos pacientes”, afirma el cardiólogo, “está indicado el cierre de orejuela izquierda, una técnica que se viene realizando de manera progresiva en los últimos años. El objetivo es cerrar con un dispositivo la entrada de sangre en la orejuela, de manera que la sangre no entra, no se remansa y, por tanto, no se podrán formar coágulos”.

Crioablación de venas pulmonares
La fibrilación auricular paroxística es la arritmia sostenida más frecuente y se caracteriza por la descoordinación del ritmo de contracción de la aurícula, lo que puede provocar complicaciones cardiovasculares importantes como trombos y embolias.
Hasta ahora, el método convencional para tratarla consistía en aplicar impactos de radiofrecuencia punto a punto en todo el perímetro de las venas pulmonares, lugar donde se origina la arritmia. “Hoy en día, en nuestro Hospital realizamos la crioablación de las venas pulmonares, una técnica en la que la fuente de energía aplicada es el frío y no el calor, como ocurre en el procedimiento convencional. En el procedimiento de crioablación, la aplicación del frío se consigue gracias a la introducción, por medio de un catéter, de un balón lleno de óxido nitroso, un compuesto químico empleado como fuente de frío. Los electrofisiólogos consiguen hacer llegar este dispositivo hasta la intersección de las venas pulmonares con la aurícula izquierda para así aislar e impedir la propagación del impulso eléctrico anómalo”, explica el doctor. Esta técnica es más rápida, con menos complicaciones y con iguales o mejores resultados que la ablación convencional con calor y punto a punto.
El centro hospitalario marbellí, en su apuesta por la innovación, ha realizado 63 intervenciones sobre fibrilacion auricular y crioablaciones y 1 cierre de la orejuela.

Dispositivo MitraClip® para insuficiencia mitral
Otro problema cardiológico común en la población es la insuficiencia mitral, que se produce por el cierre defectuoso de la válvula mitral, generando una fuga de sangre desde el ventrículo izquierdo hacia la aurícula izquierda en cada latido. Este escape de sangre genera una sobrecarga de volumen, y con el tiempo, puede dilatar el ventrículo izquierdo y que pierda fuerza en su contracción.
Aunque la cirugía es el tratamiento de elección para tratarla, muchos pacientes no son operados debido a la edad o comorbilidades. El doctor Alzueta apunta “el dispositivo MitraClip® es una opción terapéutica que ya se ha utilizado por primera vez en el centro. Este ha resultado ser un tratamiento seguro y eficaz que mejora la sintomatología de los pacientes no subsidiarios de cirugía”. Se trata de un dispositivo de cromo cobalto, recubierto de poliéster, que se inserta por vía vena femoral y une los bordes de los velos anterior y posterior de la válvula mitral, creándose una coaptación permanente de las dos valvas y una válvula mitral de doble orificio.