Quirónsalud Marbella incorpora nuevo equipamiento para mejorar el diagnóstico precoz del melanoma

0
43

El cribado con dermatoscopia digital es una prueba diagnóstica en la que se observan los lunares mediante una cámara de aumento con luz polarizada conectada a un sistema informático. Esta técnica permite obtener una imagen precisa y muy ampliada de los lunares y almacenar su aspecto para compararlos en un futuro. De esta manera, “se realiza un mapa corporal de todas las lesiones pigmentadas y se almacena en el sistema informático, lo que facilita un seguimiento personalizado de la evolución de los lunares en cada paciente”, apunta la doctora Marta Frieyro, jefa del Servicio de Dermatología del Hospital Quirónsalud Marbella.
La dermatoscopia digital ha marcado un antes y después en el diagnóstico del cáncer de piel, mejorando la detección precoz del melanoma y evitando extirpaciones de lunares innecesarias. Tanto es así que la doctora Marta Frieyro destaca que “la dermatoscopia es en la actualidad el método diagnóstico más fiable para la detección del cáncer de piel. Cada día comprobamos que nos permite detectar y tratar antes estos tumores”.

¿A quién va dirigido?
El cribado con dermatoscopia digital está indicado en los siguientes casos:
• Pacientes con un alto número de lunares difíciles de controlar a simple vista.
• Pacientes con historia personal o familiar de cáncer cutáneo (principalmente, melanoma).
• Pacientes con síndrome del nevus displásico (lunares que son atípicos, es decir, que presentan irregularidades en la forma, color, bordes, etc.)

Diagnóstico precoz del melanoma
El melanoma es la forma más agresiva de cáncer de piel y su incidencia está aumentando en los últimos años, especialmente en pacientes entre 30 y 49 años. Si se diagnostica precozmente, en sus fases iniciales, su curación es completa, algo que se dificulta en fases más avanzadas.
El Servicio de Dermatología del Hospital Quirónsalud Marbella aconseja realizar exámenes periódicos de los lunares y consultar en caso de detectar algún signo de alerta en los mismos, como pueden ser: crecimiento rápido, cambio de color, picor, sangrado, etc. Los melanomas suelen ser lesiones que cumplen la llamada “regla ABCDE”, que responden a las siguientes características:
A. Asimetría del lunar. Asimetría frente a los lunares benignos, que suelen ser redondos y simétricos.
B. Borde irregular. Poco nítido, en forma de zigzag o arco.
C. Coloración. La pigmentación es poco uniforme, con zonas claras, oscuras o con distintos colores.
D. Diámetros. Superior a 6mm. Los lunares benignos suelen ser más pequeños.
E. Evolución. Cambios en lesiones previas o nuevas lesiones.

Hoy se sabe que la mayoría de los nevus benignos son muy estables en el tiempo, por lo que una lesión en un adulto que cambia debe hacernos sospechar. “Es fundamental consultar con el dermatólogo ante cualquier cambio en un lunar para evitar problemas y realizar un diagnóstico precoz en caso de ser una lesión problemática”, advierte la doctora.
Para detectar cambios en lesiones únicas atípicas, realizamos los controles a corto plazo en un periodo de 3 a 4 meses. Si no, los controles suelen ser semestrales o anuales.

Añadir comentario