Siguen los preparativos del Andalucía Valderrama Masters golf, en octubre

0
155

El escenario del Andalucía Valderrama Masters, que se celebrará del 18 al 21 de octubre con el patrocinio de la Consejería de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, es uno de los recorridos más difíciles de Europa. Sus calles estrechas, bien flanqueadas por alcornoques; sus greens pequeños, firmes y rápidos, y el viento habitual de la zona, acechan permanentemente al jugador. Hasta el último golpe, del último hoyo, no hay victoria segura en Valderrama.

La dureza del recorrido sanroqueño ha propiciado a lo largo de los años las batallas más apasionantes por el triunfo, sobre todo, cuando el camino a la gloria se alargó más allá de los 72 hoyos reglamentarios. Solo en seis ocasiones, de los 21 torneos del Circuito Europeo que ha albergado el Real Club Valderrama, además de la Ryder Cup, la victoria se decidió en desempates.

Duelo de escoceses
El primero de ellos enfrentó a Sandy Lyle y Colin Montgomerie en el Volvo Masters de 1992. Lyle comenzó la última jornada en cabeza, con cuatro golpes de ventaja sobre “Monty”, quien forzó el desempate con una gran tarjeta de 69 golpes.
Los escoceses colideraban el torneo hasta que en el hoyo 14, Lyle tripateó para bogey. Recuperó con birdie en el 15 y en el 17, un golpe de fortuna le permitió mantener sus opciones pues salvó milagrosamente el par después de que su bola golpeara un árbol fuera de límites y volviera hacia el rough.

En el 18 se mantuvo la igualdad (287 golpes +3) y en el primer hoyo de desempate, Lyle comenzó con drive de salida perfecto. Monty intentó dar un golpe al fade con viento de izquierda a derecha, pero la bola golpeó un árbol y se detuvo en seco. No pudo enmendar el error y firmó un bogey.
Fue la última victoria de Lyle en el Circuito Europeo, la décimo octava. A Montgomerie, el Volvo Masters le tenía reservado un lugar de honor en su historia, pues al año siguiente inició una secuencia de siete años consecutivos en los que se proclamó vencedor del Orden de Mérito.

Jiménez y Tiger, cara a cara
Entre los desempates más recordados de Valderrama se encuentra el que enfrentó a Miguel Ángel Jiménez y Tiger Woods en el WGC- American Express Championship de 1999, cuando el héroe local tuvo en sus manos al rey absoluto del golf mundial.

En la última vuelta, Tiger contaba con una ventaja de tres golpes a falta de tres hoyos. Nada parecía frenar su decidido paso hacia el octavo triunfo de la temporada. Pero entonces firmó un bogey en el 16 y en el 17, necesitó 8 golpes para completar el hoyo. Ese triple bogey en el legendario par cinco de Valderrama dio un vuelco al torneo y metió de lleno en la pelea a Miguel Ángel Jiménez que se plantó en el tee del 18 líder, con un golpe de ventaja.

El malagueño, flamante ganador del Volvo Masters la semana anterior en Montecastillo, falló en el último hoyo y el número uno del mundo no perdonó en el desempate (278 golpes -6). Dio un golpe de salida impecable y se llevó el torneo con un birdie que dejó a los miles de aficionados españoles con la miel en los labios.

Un apretón de manos al anochecer
El desempate entre Bernhard Langer y Colin Montgomerie en el Volvo Masters de 2002 pasó a la historia por algo insólito: los jugadores aceptaron compartir la victoria al caer la noche sobre Valderrama.
Langer y Montgomerie finalizaron el torneo con 281 golpes (-3) después de entregar tarjetas de 67 y 70 golpes respectivamente, pero el desempate se retrasó porque fue necesario revisar un vídeo para aclarar un incidente de Montgomerie en el hoyo 10. Se pensó que podía haber golpeado una bola en movimiento, lo que hubiera supuesto una penalidad de dos golpes. Finalmente, se determinó que no hubo infracción por lo que el torneo se debía decidir en un desempate.
Ambos hicieron par en el primer hoyo extra y jugaron el segundo con escasa visibilidad. Los dos pesos pesados de golf europeo volvieron a empatar y mantuvieron el partido en tablas.
De nuevo en el tee del 18 y ante la falta de luz, el director ejecutivo del Circuito Europeo, Ken Schofield, les propuso compartir el premio. Un breve intercambio de palabras y un apretón de manos bastó para sellar el empate, curiosamente, el segundo en la carrera de Langer. El alemán ya había compartido victoria con Severiano Ballesteros, por razones similares, en el Trofeo Lancôme de 1986, tras cuatro hoyos de play off.

El duelo más agónico de Valderrama
Un año después, en el Volvo Masters de 2003 el sueco Fredrik Jacobson y el español Carlos Rodiles, protagonizaron el duelo más largo y agónico de Valderrama. Ese día disputaron 28 hoyos: seis de la tercera jornada, suspendida por lluvia, 18 de la cuarta y cuatro más del desempate. Un duelo épico en el que la victoria esquivó las ilusiones del jugador y la afición española.

La secuencia de los últimos hoyos refleja la enorme tensión que se vivió en Valderrama. Llegaron empatados al 16, en el que Rodiles hizo bogey. En el 17, siempre decisivo, recuperó un golpe mientras que Jacobson firmaba un doble bogey tras mandar su bola al agua. El malagueño salió al 18 con dos golpes de ventaja para amarrar la victoria, pero la presión y el complicado par cuatro final del campo atenazaron su juego y firmó un bogey, al tiempo que su rival forzaba el desempate con un sensacional birdie (276 golpes -12). Rodiles tuvo opciones de victoria en los tres primeros hoyos a muerte súbita, pero no estuvo acertado con el putt y sueco aprovecho bien su error en la salida del cuarto y último hoyo de desempate.

Poulter en modo match play
El Volvo Masters Andalucía 2004 se decidió también en un cara a cara entre Sergio García e Ian Poulter (277 golpes -11). Sergio había tenido el torneo en sus manos poco antes, pues falló dos putts de birdies en el 17 y en el 18 que le hubieran dado la victoria. Esa mala sensación de haber dejado escapar un triunfo casi hecho le pasó factura en el primer y último hoyo de play off, ya que el de Castellón, tras una mala salida solo pudo firmar un bogey. Poulter, el gran especialista en los enfrentamientos cuerpo a cuerpo, se llevó el torneo ante la nueva decepción de la afición local. Años después, Sergio saldaría la deuda con el campo, al ganar en el Andalucía Valderrama Masters 2011 y 2017.

Una pelea a tres bandas
El último desempate celebrado en Valderrama tuvo lugar en 2007 y enfrentó a los ingleses, Justin Rose y Simon Dyson, y al danés Søren Kjeldsen (283 golpes -1). Rose había iniciado la última jornada al frente de la clasificación con cuatro golpes de ventaja, pero sufrió más de lo esperado para hacerse con la victoria. Una terrible secuencia de doble bogey al 11, bogey al 12 y bogey al 13, le obligaron a buscar el triunfo en un desempate a tres bandas.
Los tres jugadores empataron el primer hoyo, pero Rose logró un sensacional birdie en el segundo hoyo, el 10, con el que ganó el torneo y el Orden de Mérito de la temporada