El tratamiento fisioterápico respiratorio infantil reduce las infecciones por mocos

0
197

Con la llegada del invierno llega el frío, los virus y las bacterias, que afectan especial a los más pequeños dando lugar a catarros, bronquiolitis y otras infecciones respiratorias a las que les acompañan los temidos mocos. En el caso de los bebés las consecuencias son peores ya que éstos no son capaces de respirar bien, lo que da lugar a la obstrucción de las vías respiratorias así como dificultad para alimentarse y descansar, lo que se traduce en falta de bienestar, no sólo para los bebés sino también para los padres. Para reducir estas consecuencias, además del debido tratamiento médico, puede aplicarse al bebé un tratamiento fisioterápico respiratorio infantil que reduce considerablemente este tipo de complicaciones, según informan desde el Hospital Vithas Xanit Internacional, perteneciente al grupo sanitario Vithas.
“Desde el Servicio de Fisioterapia de Vithas Xanit apostamos por completar los tratamientos médicos con fisioterapia infantil respiratoria, que consiste en poner en marcha una serie de técnicas específicas para los peques de la casa que ayudan a mover los mocos facilitando su expulsión”, explica Victoria Portillo Anaya, fisioterapeuta del Hospital Vithas Xanit Internacional. “En el caso concreto de las enfermedades del sistema respiratorio ayudamos a eliminar las secreciones, mejorar la ventilación pulmonar y modificar el flujo respiratorio. Al fin al cabo dirigir los mocos desde los bronquios a la garganta para que sean expulsados por boca o pasen al sistema digestivo”, añade.
“Una de las técnicas más importantes para nosotros, y que enseñamos en clínica para que los padres puedan aplicarla en casa y continúen ellos con el cuidado diario de sus hijos, son los lavados nasales. No es fácil de realizar, no les gusta nada y nos enfrentamos a manotazos y patadas y dificultad para introducir el suero por las fosas nasales. La manera más rápida y cómoda para hacerlo, a la vez que la más eficaz, es tumbar al bebe boca arriba, con la cabeza girada y ligeramente en extensión, de esta forma el suero arrastrara el moco adherido a la nariz y la garganta eliminado las probabilidades de que aparezcan otitis indeseadas. En el caso de las bronquiolitis realizamos además técnicas de drenaje que nos ayudan a movilizar las secreciones que quedan en las vías respiratorias bajas, facilitando así su expulsión y mejorando la calidad de vida del niño”, explica la especialista.

Los especialistas insisten también en que, para evitar complicaciones, la prevención es la mejor de las armas. Algunas precauciones que los padres deben llevar a cabo para que sus hijos no se contagien son el lavado continuo de manos antes de tocar y coger a los pequeños, mantener limpios los juguetes y objetos que los bebés usan diariamente, evitar guarderías y parques infantiles ante la aparición de los primeros síntomas (dificultad respiratoria, sibilancias, tiraje costal, apnea, rechazo a la comida, vómitos, dificultad en el sueño, …) y apostar por la lactancia materna siempre que sea posible. Es muy importante también para evitar complicaciones respiratorias en niños no exponerlos al humo del tabaco, ni fumar cerca ni acercarse a ellos tras haber fumado ya que las partículas nocivas del tabaco permanecen hasta 8 horas después de haber apagado el cigarrillo.

“El tratamiento fisioterapéutico respiratorio infantil como complemento al tratamiento médico y las indicaciones de nuestro pediatra nos evitaran complicaciones infecciosas e ingresos hospitalarios”, matiza Victoria Portillo Anaya.