Bolsa de semillas: Te contamos todo lo que necesitas saber acerca de este producto curativo

0
28133

¿Quién podría imaginar que un producto hecho a base de tela, algodón y semillas serviría para fines terapéuticos? Pues es así. Ya sea que lo utilices en frío o calor, la bolsa de semillas tiene altos poderes curativos: sirve como antinflamatorio y analgésico natural, y mejora la circulación. ¿Y lo mejor de todo? No tienen efectos secundarios.
Pero, ¿qué hace que una pequeña bolsa rellena de semillas tenga tanto poder curativo? Pues al aplicar sobre nuestros cuerpos calor a 40°C o más, se activan los receptores de calor, que a su vez inhiben los receptores del dolor. Sin embargo, la bolsa de semillas también puede ser muy beneficiosa en frío, especialmente para bajar la fiebre.

-¿De qué están rellenas las bolsas de semillas?
Como dijimos anteriormente están rellenas de semillas y plantas aromáticas: semillas de mijo, semillas de lino, semillas de trigo, linaza, cebada, lavanda, menta, romero, eucalipto, incluso arroz, aunque este último se usa con menos frecuencia.
Algunas tienen sus ventajas y otras sus desventajas. Por ejemplo, el arroz, al ser calentado, desprende un olor muy desagradable. Además, debe usarse con regularidad o de lo contrario a los granos podrían salirles pequeños “bichitos”.
Por su parte, las semillas de trigo son de las mejores para rellenar una bolsa de semillas, debido a que aguantan el calor y conservan el frío, su olor es agradable y no son muy caras.
Beneficios de la bolsa de semillas
La lista de beneficios de la bolsa de semillas es larga, muy larga. Pero si tienes algunas dudas acerca de sus beneficios, te dejamos algunos de ellos:
Si lo que buscas es una terapia natural de calor, podrás calentar tu bolsa de semillas entre 2 y 3 minutos, dependiendo de la potencia del microondas. Servirá para el dolor cervical, dolores articulares, contracturas, cólicos y gases, dolor menstrual, pre-masaje, ciática y lumbalgia.
En caso de buscar una terapia fría natural, podrás usar la bolsa de semillas para bajar la fiebre, dolores de cabeza, descansar los pies y como antiinflamatorio.
Además, si te encuentras en un clima muy frío, querrás una bolsa de semillas caliente para calentar tu cama. Te aseguro que te levantarás al día siguiente con un rico aroma, descansado y con muy buen humor.

-¿Dónde comprar una bolsa de semillas?
Hay una gran cantidad de tiendas online que venden la bolsa de semillas.. La variedad de diseño es infinita, además, son sencillas, buenas, bonitas, baratas y tienen una media de vida útil muy larga. Los precios pueden variar entre los 7 y 16 euros.
Además, al comprar una bolsa de semillas no solo estás ayudando a tu cuerpo, sino que también al comercio local, agricultores y trabajadores que hacen posible esta maravilla curativa. ¿Y lo mejor de todo? Sin dañar al medio ambiente.

-¿Cómo hacer tu propia bolsa de semillas?
Ahora si lo que prefieres es diseñar tu propia bolsa de semillas, no hay problema. Aquí te diremos algunos consejos para que lo lleves a cabo:
Materiales
1 trozo de tela de algodón
1 aguja
Hilo
Tijeras
Semillas o arroz
Elaboración
Para Empezar, corta la tela en la forma que desees.
Luego, cósela dejando una pequeña abertura para introducir las semillas.
En caso de no saber coser puedes poner las semillas en el centro de la tela y juntar las puntas para hacerle un undo, o atarlo como si fuese un caramelo.
Incorpora las semillas dentro del saco sin llenarlo demasiado, ya que no debe estar duro.
Termina de coser la tela, asegurándote de no dejar agujeros por los que se puedan salir las semillas.

-¿Se puede lavar la bolsa de semillas?
Es una pregunta muy frecuente que se hacen las personas una vez que compran una bolsa de semillas, especialmente porque temen dañar las semillas. Pues la respuesta es depende.
Hay diseños que vienen con dos fundas, una interior y otra exterior. De esta forma podrás sacar la funda exterior y lavarla para mantener impecable tu bolsa sin afectar a las semillas.
Secreto para mantener las semillas de tu bolsa
Aunque la bolsa de semillas tiene una media de vida bastante larga, no dura para siempre. De hecho, a medida que pasa el tiempo notarás que a tu bolsa le costará calentarse y aguantará menos el calor.
Sin embargo, te traemos un truco para que tu bolsa de semillas le gane a la barrera del tiempo:
Cada 5 o 10 usos de tu bolsa de semillas, debes meterla en el microondas, junto a un vaso medio lleno de agua. Esto le devolverá la humedad que las semillas necesitan calentarse más rápido y aguantar más el calor. Pero ojo, solo debes hacerlo cada 5 o 10 usos o las semillas pueden dañarse.

-Bolsa de semillas: es mejor tenerla y no necesitarla…
Una bolsa de semillas puede ser de gran utilidad en el momento menos inesperado, especialmente cuando estás corto de presupuesto para comprar un medicamento para la fiebre o un antiinflamatorio. Su poder curativo es inigualable teniendo en cuenta su precio, es un verdadero regalo del cielo.
Así que mejor compra una bolsa de semillas y guárdala en casa. Recuerda el dicho: más vale tenerlo y no necesitarlo que necesitarlo y no tenerlo.