Congestión nasal, estornudos, tos… no siempre son sinónimos de resfriados o gripes

0
125

Congestión nasal, estornudos, tos… Estos síntomas se han convertido en compañeros habituales en los meses de frío, normalmente asociados a resfriados o gripes, sin embargo, según informan desde el Servicio de Alergología del Hospital Vithas Xanit Internacional, perteneciente al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 19 hospitales y 28 centros médicos, estos síntomas son también comunes a la rinitis alérgica o alergia otoñal, que afecta cada año a millones de personas en España.
“En muchas ocasiones los pacientes nos consultan porque sienten que siempre están resfriados, o que cogen muchos catarros. Después de realizarles una historia clínica detallada y las pruebas cutáneas en prick a aeroalérgenos, muchos de ellos descubren que su sintomatología no son resfriados mal curados, ni catarros víricos, si no rinitis y/o asma alérgica, que se desarrolla con unos síntomas comunes a estas patologías y, por eso, en muchas ocasiones, los pacientes las confunden”, explica la Dra. Clara Isabel Pérez Padilla, responsable del Servicio de Alergología de Vithas Xanit.
La rinitis alérgica otoñal puede estar producida fundamentalmente por tres alérgenos diferentes: pólenes, hongos y ácaros, siendo la más frecuente aquella que se produce debido a los ácaros del polvo, que, además, son los alérgenos más frecuentes en esta época del año. “El litoral mediterráneo, junto con Canarias, la zona cantábrica y Galicia son los lugares donde se produce un ambiente más adecuado para la reproducción y desarrollo óptimo de este tipo de alérgenos ya que su desarrollo óptimo se produce a temperaturas de entre 20 y 25 grados con una humedad relativa del 75%, características habituales durante el otoño en estas zonas con alta humedad ambiental y temperatura constante que favorecen el crecimiento de estos microorganismos”, explica la Dra. Pérez Padilla.
Es importante que ante síntomas constantes de tos, estornudos y congestión nasal que no desaparecen, se acuda a un especialista. “Es habitual que cuando un paciente tiene síntomas nasales o bronquiales frecuentes, sobre todo en estos meses, éstos se automediquen pensando que se trata de un resfriado común, por lo que no se llegue a diagnosticar la patología de forma adecuada, lo cual influye en la calidad de vida del paciente. Por eso, desde el Servicio de Alergología recomendamos siempre consultar con un especialista que pueda diagnosticar la patología de forma correcta y prescribir al paciente el tratamiento más adecuado”, matiza la doctora.