El marbelli Álvaro Mueller gana el Internacional de España sub 18 de golf

0
340

El recorrido gaditano de Sherry Golf Jerez ha dictado sentencia y ha sido testigo de la brillante victoria de Álvaro Mueller-Baumgart en el Internacional de España Sub 18 Masculino.

El recorrido gaditano de Sherry Golf Jerez ha dictado sentencia y ha sido testigo de la brillante victoria de Álvaro Mueller-Baumgart en el Internacional de España Sub 18 Masculino.

El golfista malagueño redondea con ello una temporada absolutamente excepcional que incluye además los triunfos en los Campeonatos de España Absoluto y Sub 18 y su contribución a la victoria del equipo de Resto de Europa ante el combinado de Gran Bretaña & Irlanda en el Jacques Leglise Trophy.

A pesar de su corta edad, Álvaro Mueller-Baumgart obtiene así su primer triunfo individual internacional de relevancia, propiciando de paso que continúe el idilio de victorias españolas con este torneo, ya que el malagueño Ángel Hidalgo, el madrileño Luis Montojo y el barcelonés David Puig también subieron a lo más alto del podio en las ediciones de 2016, 2017 y 2018.

En la última y definitiva jornada de este Internacional de España Sub 18 Masculino, Álvaro Mueller-Baumgart recogió el testigo de su tocayo Álvaro Morales, líder al comienzo de la última jornada, que al final fue segundo. Para ahondar en el destacado rendimiento de los golfistas españoles, completó el podio el madrileño Rodrigo Martín para materializar un magnífico pleno español en tierras jerezanas.

Álvaro Mueller-Baumgart cimentó su triunfo en una gran última tarjeta de 66 golpes, lo que le permitió acumular un total de 284 golpes, tres menos que Álvaro Morales, que entregó un resultado de 72 golpes, y cinco menos que Rodrigo Martín, que firmó una vuelta de 71 golpes.

Álvaro Mueller-Baumgart empezó los últimos 18 hoyos como un auténtico cohete, con tres birdies en los tres primeros hoyos del recorrido y uno más antes de acabar la primera mitad, en concreto, en el hoyo 5.

Estos cuatro aciertos sin fallo le dieron la suficiente tranquilidad para afrontar la segunda mitad del recorrido, donde otro birdie en el hoyo 10 le puso definitivamente en la senda del triunfo. Ya no era cuestión de hacer birdies -aunque anotó uno más en el 17-, sino de no cometer errores, una ausencia de bogeys que impidió cualquier atisbo de reacción por parte del resto de sus cualificados rivale