Ibón Gámez, coordinador deportivo del CB Costa Marbella: “Nuestro club forma a los chicos de un modo diferente”

0
217

Ibón Gámez, natural de Marbella, licenciado en Historia, entrenador de nivel II, coordinador deportivo del CB Costa Marbella y con quince años de experiencia en los banquillos, seguirá como máximo responsable de la parcela deportiva de la entidad la próxima temporada. El técnico hace balance de este año y analiza el futuro del club.

– Los aficionados al baloncesto en Marbella le conocen perfectamente. Pero ¿cómo se definiría usted?
– Soy un apasionado del baloncesto. Me inicié en este deporte con siete años y he pasado por todas las categorías del baloncesto de formación e incluso tuve la oportunidad de jugar durante cinco años en Primera Nacional. Durante mi etapa universitaria tuve un poco apartada mi relación con el baloncesto, pero una vez obtuve mi licenciatura, la retomé, con especial hincapié en la faceta de entrenador, hace ya quince años.

-¿Cuáles son los principales objetivos que se marca como coordinador del CB Costa Marbella?
– Nuestra entidad se encarga principalmente de formar personal y deportivamente a cada uno de los jugadores que decide forma parte de nuestro club. El principal objetivo es que, tanto los canteranos, como sus padres, se sientan orgullosos de pertenecer a la familia magenta y eso solo se consigue con un equilibrio de profesionalidad y cercanía. A la vez, no debemos olvidar, que somos un club deportivo y como tal, debemos trabajar para cada día ser mejores, pero no a cualquier precio.

– ¿A qué se refiere con ser mejores y no a cualquier precio?
– Pues a trabajar según lo planificado. El club lleva años depositando la confianza en mí y yo debo responderle de la mejor manera posible y cada temporada me marco el objetivo de mejorar. Para ello los entrenadores de nuestro club tienen una planficación anual y mensual, que sirve como guía para el trabajo que realizamos semanalmente en la cancha. No debemos saltarnos etapas en la formación técnico-táctica con el objetivo de ganar partidos o campeonatos, pues estamos convencidos que si el trabajo es certero según la planificación, los resultados llegarán. Igualmente, hay que valorar que los clubes de formación recibimos jugadores nuevos en cualquier categoría y eso hace que tengamos que replantear objetivos, pues como en la anterior pregunta he dicho, somos un club que buscamos la felicidad de jugadores, padres y su formación en valores.

– ¿Qué tiene usted en cuenta a la hora de seleccionar a los entrenadores del club?
– Podemos estar muy orgullosos de los entrenadores que tenemos, pues hay algo, que no solo busco yo, sino que es exigencia del Costa Marbella, y no es otra cosa, que queremos entrenadores de club, que se identifiquen con la entidad, el proyecto y la filosofía de club. ¿Qué es eso exactamente? Pues involucrarse en el club, que cuando haga falta ayudar a un compañero en un entrenamiento, pitar un encuentro amistoso, ordenar el cuarto de material, etc., se muestre predisposición. Igualmente trabajar de manera seria según los objetivos del club y estar abierto a entrenar a cualquier equipo del club, ya sea un año el equipo premini masculino como al año siguiente un cadete femenino. También hago mucho hincapié en la gestión de grupos y personas, no debemos olvidar que somos formadores.

– ¿Cuáles serán las novedades para la próxima temporada?
– Queremos seguir mejorando una parcela que ya hemos introducido este año y es el trabajo de técnificación individual. Es complejo porque para ello es necesario disponibilidad de pistas y es una de las carencias que tenemos, pero ya hemos elaborado un planning que esperamos poder cumplir. Igualmente en las categorías más altas queremos introducir un trabajo de preparación física fuera de pista que nos dé un salto a la hora de competir. Otro aspecto en el que se está trabajando es el de la nutrición y la psicología y aquí padres, jugadores y club deben ir de la mano

– Además de la carencia de espacio, ¿qué otras necesidades tiene el club?
– Un club crece si hay implicación y nosotros podemos decir que la de los entrenadores es máxima, la de la Junta Directiva no cabe duda y es de felicitar pues le quitan horas a sus familias; pero si logramos que el empresariado local se involucre, todas las metas que nos hemos marcado serán más fáciles de alcanzar.